Poza Rica, Ver.- julio 14.- Una avenida de agua del río Cazones, por las intensas lluvias que cayeron anoche en la sierra de Puebla, provocó una emergencia por inundación, al desbordarse. 400 viviendas quedaron anegadas. 25 familias fueron llevadas a un albergue seguro.

Desde las cuatro de esta madrugada, cuando fue avisado, el alcalde Juan Alfredo Gàndara Andrade, se mantuvo pendiente y realizando recorrido para disponer el apoyo y auxilio necesario porque el río alcanzó su nivel crítico de 4.90 metros a las 7 de la mañana, afectando inicialmente a las colonias La Esperanza, La Quebradora y Morelos.

Más tarde, la Ignacio de la Llave, Palma Sola, las Gaviotas y finalmente, donde de repente, la enorme e impetuosa corriente del afluente, irrumpió en las colonias Villa de las Flores y La Florida, donde se tuvo que disponer la evacuación de la gente, a la que minutos antes personalmente el alcalde Gándara Andrade, había sugerido estar atentos, pero cayeron en confianza y ya no les dio tiempo a muchos, que tuvieron que ser apoyados por el Ejército, cuadrillas del Ayuntamiento en unidades pesadas. Hubo incluso algunos vecinos, que quedaron atrapados en sus hogares.

El alcalde había acudido poco antes de las 9 de la mañana a La Florida, cuando el cauce del Cazones había descendido hasta 3.80 metros,  aún sin causar problemas, pero pidió a los vecinos porque se avizoraba la avenida,  estar alertas y obedecer las indicaciones del personal de Protección Civil, que se mantuvo en guardia, pero fueron pocos los que hicieron caso, sin embargo, luego, tuvieron el apoyo para poder salir y sacar algunas pertenencias.

En La Florida, el río invadió en algunos sectores, hasta metro y medio de las casas. Llegó hasta la escuela primaria Excel Ford. Hubo necesidad de utilizar Macks para poder llevar y dar auxilio, porque ningún otro tipo de vehículo penetraba.Gándara Andrade, agradeció el auxilio del Ejército y la Policía Intermunicipal Poza Rica-Tihuatlán-Coatzintla en solidaridad al pueblo de Poza Rica, y señaló que todas las medidas necesarias para esta emergencia, se tomaron, pero es necesario que los habitantes de las colonias ubicadas en partes bajas, principalmente, cobren conciencia y asuman su responsabilidad obedeciendo al pie de la letra, las indicaciones que la autoridad les hace, para evitar impactos tan negativos como el de esta mañana.

Poco después del mediodía, la situación tendió a normalizarse, aunque la inundación cedía, pero en forma lenta cuanto desesperante para los vecinos de las distintas colonias afectadas, que quisieron penetrar por sus pertenencias.