chuayffetA 88 años de la fundación de los Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC), México vuelve a ser anfitrión por cuarta vez de la justa deportiva y es un orgullo que ahora se realice en Veracruz, un estado espléndido, maravilloso y siempre amigo, expresó el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, durante la Ceremonia de Abanderamiento de la Delegación Mexicana.

En presencia del presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Javier Duarte de Ochoa, así como de los 713 atletas seleccionados, el servidor público federal destacó que México fue uno de los fundadores de los JCC en 1926, y hoy, esta competencia es una de las más largas tradiciones deportivas del mundo.

Recordó que en aquella primera ocasión, el clavadista mexicano Federico Mariscal se destacó por ganar tres medallas de oro, inaugurando así una larga experiencia de triunfos que suman más de tres mil preseas.

Gracias a la Reforma Educativa, expresó, el gobierno ha tenido claro que no puede alcanzarse una formación de calidad con equidad si no se considera al deporte como una herramienta esencial, pues su práctica requiere de la constancia para llegar a la excelencia y es clave para el desarrollo temprano de los  niños.

Durante 2013 y 2014, agregó, el Gobierno de la República ha destinado más de 4 mil millones de pesos para fortalecer la infraestructura deportiva del país, lo que ha abonado a  la cohesión social y a la actividad física como un modelo de vida cotidiano entre la población.

“El espíritu de estas competencias subraya el hecho de que el deporte sirve al desarrollo del hombre, favorece al establecimiento de una sociedad pacífica y comprometida con la dignidad humana, esta idea ha sido difundida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que ha considerado que las actividades deportivas mejoran la salud, pero también enriquecen las relaciones sociales”.

Chuayffet Chemor reconoció a los entrenadores, equipos técnicos y a los padres de familia  por compartir y hacer posible que los nuevos atletas porten el lábaro patrio y representen dignamente a nuestra nación en la justa deportiva.

“Ustedes son mujeres y hombres que se niegan a darse por vencidos, que han hecho de la exigencia y de la dedicación su razón de ser. Al competir no se olviden de que la victoria se construye paso a paso, tengan presente que el triunfo se define por la entrega, el temple y el carácter de quienes desean hacerlo suyo.”

México, D. F., 31 de octubre de 2014