No me referiré hoy a las empresas extranjeras que detentan (el verbo queda

perfecto, si me hacen el favor de consultar su significado) el manejo de los

dineros, los ahorros y los créditos en nuestro país. No hablaré mal aquí, aunque

ganas no me faltan, de los programitas de promoción y cobranza que tienen los

mentados bancos a través de servicios telefónicos con telefonistas que se la

pasan llamando a nuestras casas y a deshoras para importunarnos por un retraso

en un pago o con la promesa de una tarjeta de crédito.

Y no me faltan ganas, porque recordarán la memoriosa lectora y el acordante

lector que escribí hace algunos días en contra del Banco Santander (el mismo que

le hizo perdedizos 7 millones de pesos al Ayuntamiento de Cardel) debido a que

me tenían alrevesado el hígado con inoportunas llamadas en las que me ofrecían

una tarjeta de crédito.

Bueno, ¿creerán que volví a recibir otra llamada con lo mismo? Me van a

disculpar, pero de plano le contesté al tunante con un insulto. Eso sí: no en contra

de él, sino de la empresa para la que trabaja el pobre.

Al poner “la banca”, por hoy me refiero a ese lugar metafísico aunque poco

atractivo en el que se colocan quienes se han quedado sin empleo u ocupación,

sobre todo en el ámbito político.

Esa banca la traigo hoy a cuento porque está llena en estos tiempos por una gran

cantidad de desempleados o desocupados que, aunque no lo necesiten, buscan

un puesto o una posición desde la cual puedan ejercer lo que ellos consideran el

poder político y desde la cual puedan abusar a conveniencia de los dineros

públicos.

(No me cabe duda que hay algunos políticos a los que mueve no la ambición ni la

soberbia, sino la mejor de las intenciones de hacer algún bien a favor de sus

prójimos y de su ciudad o estado o país, pero su número resulta tan ínfimo ante

tanto desatado, que termina perdiéndose entre la multitud de los insaciables, esos

que no tienen llenadera, según dijo el innombrable -quien más bien es

innombrado, si me entienden-).

Y en esa banca llena de desesperados comparten el frío glacial viejos mañosos

que no quieren soltar el hueso; políticos entremediados que se sienten

desplazados por los jóvenes del equipo que juega actualmente; líderes, lidercillos

y liderzuelos que ya no pudieron engañar con el gambito de sus electores cautivos

aunque inexistentes; ignorantes de toda laya que quieren hacer pasar por buenas

las corcholatas dizque académicas que compraron a buen postor; pre-pre-

precandidatos que no pudieron comprobar su impostada simpatía popular y su

arrastre entre las masas…

Todos ellos están sueltos y son carne de cañón para quienes quieren cacharlos

con el fin de aparentar fuerza, aceptación, vigencia.

Las encuestas no son definitivas ni orientarán la última palabra. No son más que

instantáneas de un tiempo no electoral, relato de ocurrencias de ciudadanos que

nunca han sabido por qué votan, y terminan tasando su decisión por una

despensa.

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Fcebook.com/sglevet