Alfredo Ferrari y Corintia Cruz fueron ratificados como Presidente y Secretaria General del Comité Directivo Estatal del PRI, respectivamente. Desde hace mucho que no había dos auténticos militantes “desde abajo” en la fórmula dirigente del tricolor veracruzano.