Hay Muertos que hacen ruido. Y más en política, donde a cada rato ¡se levantan!

Que conste, tampoco referimos a la anécdota que platicó Erik Porres… no recuerdo si había

que reservarla como secreta pero bajo el entendido de que nadie sabe guardar un secreto, me

incluyo y la cuento:

Hace como año y medio, el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario, Erik

Porres Blesa, en compañía de su novia, Marisol de la Miyar Martínez, ofrecieron una comida a

amigos y colaboradores de dicha dependencia. Allí acudió con su hija, Guillermo Aguilar

Portilla, el enlace de prensa, quien el pasado 9 de enero falleciera a causa de un problema en

el páncreas.

En dicha reunión, la hija de Guillermo entregó a Marisol un dibujo así como una estampita de

un personaje de Walt Disney… Eric, el Príncipe de “La Sirenita”.

A ciencia cierta, el titular de la Sedecop desconoce qué hizo Marisol con el obsequio… hasta

hace unos días.

Primero, mientras veía la televisión, ésta se apagó… se descompuso.

Una semana después, un proyector estaba en las mismas condiciones… hasta aquí, puede

pensar Porres Blesa en coincidencias.

El asunto va más allá cuando hace unos días, después de hacer ejercicio, Marisol y Erik

preparaban en la cocina su desayuno, cuando su prometida, al voltear y poner las bebidas o los

alimentos sobre la mesa, lanzó un grito: “¡Mira!”

Allí estaba la estampita del Príncipe Eric, surgida de la nada. A ello se suma que la hermana de

Marisol asegura que le susurraron un nombre mientras se arreglaba en el tocador… ¿Acaso

Guillermo Aguilar Portilla quiere darle un mensaje a Erik Porres?

II

Pero quien dio un buen mensaje (¿de ultratumba?) fue el titular de Tránsito del Estado,

Edmundo Martínez Zaleta… ¡el Muerto!

En breve, los oficiales de Tránsito contarán con un arma especial que agilizará los trámites

engorrosos cuando uno es “víctima” de una multa: ¡una terminal para cobrar de manera

inmediata la infracción!

Sí, así como cuando va usted al restaurante y paga deslizando sobre una terminal bancaria su

tarjeta y estampa el poder de su firma.

¡Chingaos! ¡Hasta me siento de primer mundo!

Además, cuenta el Muerto, se tendrá la facilidad para ir a alguna tienda de conveniencia (de

ésas donde hay Frutsis y Pingüinos) o banco a través de una línea de captura para hacer el

respectivo pago.

Ahí nomás hay que ponerse abusados en qué banco se tendría que hacer porque hay muchas

quejas entre contribuyentes de que las comisiones por hacer un pago de algún impuesto estatal

van de ocho a 30 pesos.

Dicen que los que no cobran esta comisión son Banorte y ScotiaBank o Banamex si se es

cuentahabiente y además se paga con tarjeta.

Como sea… no deja de ser una buena noticia (de ultratumba) que realmente no quiero usar.

Hay Muertos que hacen ruido… nada más esperemos que cuando un agente de Tránsito

infraccione, el contribuyente prefiera “dar una mordida” ya que ésta no cobra comisión.

smcainito@nullgmail.com