¿Cómo medir el espíritu de servicio de nuestros políticos? No creo que haya un “Serviciómetro” que nos permitiera conocer el alcance de ello, pero la resolución de la Suprema Corte de Justicia con relación a que “vamos para Adelante” con la Gubernatura de dos años, pudiera ayudarnos mucho a ello.

El primero en poner a prueba ese “espíritu de servicio” en favor de Veracruz, fue Héctor Yunes Landa, quien a medio viaje de la Senaduría, anunció que en enero ha de pedir licencia para ir en búsqueda de la candidatura para ser Gobernador.

El otro que alzó la mano es Renato Tronco, quien no va a esperar a enero, sino que un mes antes deja (por fin) la curul para trabajar su candidatura independiente, aunque eso sí, ya tiene secretario de Gobierno si logra ganar: Héctor Yunes Landa.

Después de este par, hay muchos que pretenden ser candidatos pero que hasta el momento, y mucho menos después del resolutivo de la Suprema Corte, han dicho “esta boca es mía”.

II

En el caso de Pepe Yunes, quien ya me pidió clases para comer tacos, considero que lo mejor que puede hacer es mantenerse en la posición de ser un candidateable de aquí hasta que su partido resuelva quién será el ungido para buscar la gubernatura, haciendo “changuitos” para que no sea él y luego entonces, mantener la misma táctica empleada hasta ahora para posicionarse aún más en el ánimo de los veracruzanos y esperar a que el gobernador de dos años, si es de su partido, vaya barbechando el camino en pro del peroteño…

III

En el caso de la oposición, hablando de un PAN, PRD, lo que queda del PT, Movimiento Ciudadano, AVE y en una de ésas, hasta Nueva Alianza, bien podría ir pensando en una coalición para tratar de competir y aprovechar una oportunidad que al menos en la pasada contienda local, el PRI-Gobierno se las quitó cuando se pretendía la coalición PAN-PRD… ¿tendrán los recursos para volver a comprar al Sol Azteca?

También existe la posibilidad de que el PAN se vaya solo y enfile a Miguel Ángel Yunes Linares, figura a la que de hoy en adelante, se tratará de minar por los dos triunfos que obtuvo en estas recientes elecciones federales, aunque no hay que descartar su discurso incendiario, “echado p’adelante”, golpeador, agresivo contra el gobierno del Estado, que se quiera o no, es atractivo para un mercado electoral que gusta de despotricar contra el Sistema en el Poder.

Además, si el PRI postulara a un Yunes, el morbo que inició hace seis años con la posibilidad que echó abajo la postulación de Duarte de Ochoa, de que Yunes Zorrilla o Yunes Landa se iban a confrontar con Yunes Linares, podría repetirse en este 2016… pero…

IV

Sin hacer mucho ruido, sin hacer muchos aspavientos, Gerardo Buganza Salmerón igual se mueve en aras de buscar la candidatura… la pregunta para el cordobés sería enfocada de forma sencilla: ¿Por qué partido? ¿Por el PRI? ¿Por el PAN?

Con la efervescencia que logró el Bronco en Nuevo León, Buganza quiere permear el ánimo ciudadano con la figura del candidato independiente… es válido pero falta que la gente se lo crea, más cuando emanaría de un gobierno que aparenta ser la caja de Pandora de donde todos los males salen de ella.

¡Ah! Tampoco hay que echar en saco roto las intenciones de Alejandro Montano, Gonzalo Guízar Valladares o Paco Garrido, quienes han dejado escurrir sus aspiraciones de manera activa o tibia…

Como sea… la resolución de la Suprema Corte de Justicia de repente se convirtió en el sistema de medición de quienes traen alborotado ese espíritu de servicio por nuestro Veracruz. Habrá que tomar a cada uno en su justa medida.

smcainito@nullgmail.com