NOV04AGO2015GMCDCH

 

• Prevenir estas enfermedades es responsabilidad de las autoridades y de la población en su conjunto, afirmó Gladys Merlín

XALAPA, VER.

Un llamado a la corresponsabilidad y a no bajar la guardia en la prevención y combate al Dengue y la fiebre Chikungunya hizo a las autoridades del Sector Salud, funcionarios federales, estatales y municipales, así como a la población en general la diputada Gladys Merlín Castro, presidenta de la Comisión Permanente de Salud y Asistencia de la LXIII Legislatura del Estado.

Durante una entrevista, dijo que es un problema de salud pública presente en algunas zonas del estado: “No se trata sólo de fumigar, porque el mosco transmisor sobrevive. La idea es poner en práctica todas las acciones de prevención posibles, como tapar los recipientes con agua y lograr que los ciudadanos tomen conciencia para que estos padecimientos no se conviertan en epidemias”.

Gladys Merlín se refirió a la importancia de que los 212 presidentes municipales de la entidad –en el marco de sus atribuciones– operen campañas intensivas y permanentes de eliminación de criaderos de larvas del mosco transmisor.

“Es necesario fortalecer más la corresponsabilidad interinstitucional para abordar los determinantes y condicionantes personales, económicos y ambientales que influyen en la salud pública de los veracruzanos, con énfasis en las ciudades de mayor riesgo para la transmisión del Dengue y de la fiebre Chikungunya”, agregó.

La Diputada consideró que se deben intensificar las campañas de eliminación de criaderos en municipios como Pánuco, Tuxpan, Poza Rica, Papantla, Coatzintla, Martínez de la Torre, Córdoba, Orizaba, Veracruz, Boca del Río, Alvarado, Cosamaloapan, Carlos A. Carrillo, Isla, Tierra Blanca, Tres Valles, Acayucan, Las Choapas, Minatitlán, Jáltipan, Coatzacoalcos, Agua Dulce y San Andrés Tuxtla, donde se propaga el Dengue.

Entre los de mayor riesgo de Chicungunya mencionó a Las Choapas, Agua Dulce, Minatitlán, Coatzacoalcos, Acayucan, Oluta, Tres Valles, Isla, Tierra Blanca, Cosamaloapan, Chacaltianguis, Juan Rodríguez Clara, Veracruz, Boca del Río, Medellín, Catemaco, Cosoleacaque, La Antigua, Paso de Ovejas, Playa Vicente, San Juan Evangelista, Sayula de Alemán y Uxpanapa.

Afirmó que deben incorporarse más actividades de colaboración con las instituciones de salud, otras esferas gubernamentales y los sectores privado y social, con énfasis en los responsables de obras públicas, abastecimiento de agua, saneamiento, educación, medio ambiente y comunicación.

“Es fundamental coordinar acciones con autoridades sanitarias para el control del mosco en áreas públicas como panteones, oficinas de gobierno y parques, entre otros, así como escuelas y viviendas. También, establecer estrategias para certificarlas como espacios libres de criaderos de larvas”, expuso.

Más allá de la fumigación, que es costosa y fugaz –continuó Gladys Merlín–, lo importante es impulsar acciones que incluyan el saneamiento, dotación de servicios básicos y comunicación educativa entre la población.

“Dengue y Chikungunya se pueden prevenir al limpiar casas, escuelas y oficinas, con la instalación de tela mosquitero y el uso de repelentes, pero la participación de todos es fundamental para combatirlos”.