La frase suena lógica, a nadie le resulta extraña, rara o fuera de lugar. Es del amigo Eugenio Hernández Velasco: “Beltrones al PRI… Héctor será el candidato”.

Yo difiero un poquito, pero difiero.

Por la tarde de ayer, citaban a Manlio Fabio Beltrones como candidato único a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

La idea no es descabellada y si fuera por méritos, Enrique Peña Nieto tiene mucho que agradecer a Manlio Fabio por el trabajo que como coordinador de los diputados del PRI tiene/tuvo en el Congreso de la Unión, así como por su manejo en el hilado y el tejido fino que tuvo que hacer con la oposición para sacar avante muchas de las reformas que el Presidente envió, de todos conocidas.

II

Dice Eugenio Hernández Velasco, amigo y compañero hace algunos ayeres en “Política”: “Beltrones al PRI… Héctor será el candidato”. Difiero, difiero un poquito.

¿Por qué?

Muy simple.

Es de todos conocidos la relación que guarda Manlio Fabio con Héctor Yunes.

Sin embargo, decantar que por esa relación se le entregue así porque sí la candidatura por la gubernatura al 2016 a Héctor Yunes, hablaría mal tanto del mismo senador como del mismo Beltrones como dirigente nacional del Partido.

Si bien, el mismo Héctor Yunes ha citado y repetido hasta el cansancio que está dispuesto a medirse en las encuestas de su partido con quien compita también por la candidatura, en este caso Pepe Yunes, puede que éstas, las encuestas, las defina en cortito realmente el primer priista del país… asesorado por el dirigente del partido…

III

Pero, ¿en qué difiero de Eugenio Hernández Velasco cuando dice que “Beltrones al PRI… Héctor será el candidato”?

En algo muy simple: La oración debió decir: “Beltrones al PRI… Beltrones será el candidato”.

¿Por qué?

Porque a diferencia de los muchachos de Enrique Peña Nieto, que si bien pueden ser mentes brillantes en sus áreas financieras o de ciencias políticas y administrativas, es evidente que están lejos de ser Políticos y en eso, Manlio Fabio les lleva mucha carrera de ventaja.

Por eso, quien conozca a Manlio Fabio Beltrones, sabe que una vez en el PRI, es seguro que saque viento en popa las próximas elecciones del 2016 a realizarse, pero ello lo llevará a consolidar su imagen y por supuesto, la concatenación de relaciones con otros poderes políticos que van incluso, allende la frontera (recuerden cuando lo destapó “The Economist” como potencial secretario de Gobernación) ¿y por qué no? pensar en él como un posible candidato al 2018.

¿Apostar a un científico del equipo de Peña Nieto o a un político de colmillo largo y retorcido tipo Dino-Rex del equipo del PRI?

Hay tiempo para responder pero antes, Manlio tiene que llegar al PRI y hacer lo que mejor sabe hacer: Política… aunque al final, la lógica prevalece aunque yo difiera: “Beltrones al PRI… Héctor será el candidato”.

 

smcainito@nullgmail.com