En corrillos políticos de la capital veracruzana todo mundo se pregunta qué pasará con la sucesión gubernamental con la inminente llegada de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional del PRI.

Y es que es de todos sabido que el político sonorense es amigo del senador Héctor Yunes Landa, fuerte aspirante a la primera magistratura de la entidad.

¿Le favorece a Héctor el arribo de Manlio al CEN del Revolucionario Institucional?

En una respuesta simplista, alguien podría afirmarse que sí, porque a Manlio le convendría tener a otro amigo como gobernador de Veracruz, decimos otro amigo porque Javier Duarte le prodiga una gran amistad.

Pero a fuerza de decir verdad, no se vería bien que a Manlio le dieran todo: dirigencia nacional del partido y poder de decisión en las candidaturas a gobernadores, Veracruz incluido.

Pero a final de cuentas, el que va a decidir será Enrique Peña Nieto, en calidad de primer priista de país. Y Peña escuchará la opinión de Manlio, como también la del gobernador Javier Duarte de Ochoa. Y la determinación del mexiquense se basará en gran medida en las encuestas.

Así que la moneda sigue en el aire. A nadie se puede dar por muerto, como tampoco nadie la tiene segura.

 

NO CABE DUDA que las penurias económicas no las padecen todos los mexicanos. Al menos no las sufren los 500 diputados federales que integraron la 62 Legislatura, ya que el próximo lunes 10 de agosto, la Cámara de Diputados desembolsará más de 577 millones de pesos para concluir su relación laboral con ellos. A manera de finiquito, cada diputado, independientemente de la bancada a la que pertenezca, recibirá, en promedio, más de un millón 155 mil 357 pesos por haber finalizado los tres años de labor parlamentaria en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

De acuerdo con un recuento de sus percepciones, si un diputado aportó cada mes durante los tres años de la Legislatura 12% bruto de su dieta (12 mil 645 pesos), recibirá por Fondo de Ahorro aproximadamente 910 mil 440 pesos. También recibirán alrededor de 93 mil 669 pesos como parte proporcional de 40 días de aguinaldo por laborar de enero a agosto de este año.

Los diputados de igual forma percibirán casi 150 mil pesos como pago del último mes: por su dieta de agosto recibirán 73 mil 910 pesos, además de 45 mil 786 pesos por Asistencia Legislativa y 28 mil 772 pesos por Atención Ciudadana. Incluso para el próximo lunes ya se debió haber realizado otro depósito de entre 10 y 50 mil pesos por concepto de Apoyo de Transporte a cada legislador. Este monto, con el que se le ayuda a cada diputado, varía de acuerdo a la entidad a la que pertenece; esta cantidad se deposita cada mes y no necesita comprobación.

 

DIME DE QUÉ presumes y te diré de qué careces, reza el refrán popular que le viene como anillo al dedo al pendenciero Ricardo Anaya Cortés, aspirante a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, partido que, por cierto, ya presidió de manera interina.  Ojalá el PAN también mandara a la escuela de cuadros –como en el PRI– a neo políticos como éste, que tan sólo por haber egresado de alguna prestigiosa universidad piensan que lo saben todo. Anaya, queriendo jugar a la oposición, vino a Veracruz y cuestionó al gobierno de Javier Duarte y al PRI; habló de acabar con los “moches” o actos de corrupción dentro del PAN, pero casualmente él está inmiscuido en varios; por ejemplo, se le acusa por el desvío de 20 millones de pesos de la Cámara de Diputados para su campaña; y se le vincula con un panista boqueño de oscura reputación. Por favor, que alguien le diga que se anda pisando la cola.

 

POLÉMICA RESULTÓ ya la reforma al Código Penal de Veracruz en la que se castiga con penas de hasta seis años de prisión la transmisión “intencional” de enfermedades de contagio por vía sexual, como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

La iniciativa fue presentada por la diputada del PVEM Mónica Robles, quien la justificó con el argumento de proteger a las amas de casa que son infectadas por sus maridos, a sabiendas de que portan ése u otros virus de transmisión sexual. Sin embargo, esta disposición, que acaba de ser aprobada por unanimidad en el Congreso del Estado, ya levantó ámpula, pues organismos civiles y expertos en la materia aseguran que este tipo de legislaciones criminalizan a los enfermos y propician el no diagnóstico. Amén de que la intencionalidad a la hora de un contagio es prácticamente imposible de determinar. Pero en Veracruz somos vanguardia en legislar tonterías.

 

UNA COMIDA selló el pacto entre Héctor Yunes Landa y José Yunes Zorrilla. Según nos comentan hace unos días ambos senadores veracruzanos se reunieron con su homólogo Arquímedes Oramas Vargas, de Tabasco, ante quien refrendaron el pacto de que uno de ellos vaya primero por la gubernatura de dos años y el otro contienda en el 2018 por la gubernatura de seis. Y es que al parecer Arquímedes Oramas, Senador por Tabasco, será una especie de delegado especial del CEN del PRI con línea directa en Los Pinos, para operar la sucesión gubernamental en el 2016 aquí en Veracruz. Testigos refieren que en la comida, tanto Pepe como Héctor refrendaron el pacto de ir juntos por un periodo de gobierno de ocho años. ¡Órale…!