MUCHOS SE QUEDARON DESILUSIONADOS porque finalmente no se les hizo el sueño guajiro de que este mismo viernes vendría el poderoso Luis Videgaray a Veracruz a mandar línea para la sucesión de los dos años. Pero la situación económica nacional está tan de patas para arriba, que el Secretario de Hacienda mejor se quedó a cuidar su amenazada plaza. Así que los acelerados tendrán que seguir esperando para saber si el bueno para la candidatura es por el que se calientan sus afanes. Calma, chatos.