Hace tres semanas, en la autopista Xalapa-Veracruz, en el tramo entre Chichicaxtle y

Cardel, la policía estatal montó un retén que estranguló durante horas el tráfico vehicular,

formándose una kilométrica hilera de automotores. Uno de los automovilistas varados,

irritado por la lentitud con que avanzaban, indagó a qué se debía el operativo policiaco y la

respuesta que recibió lo desternilló de risa: le dijeron que andaban tras la pista de Joaquín

“El Chapo” Guzmán, considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, recién

fugado por segunda vez de un reclusorio federal de alta seguridad, cuya fotografía ha sido

colocada en las casetas y patrullas de la nueva Fuerza Civil del estado, en carteles que

ofrecen una recompensa de 60 millones de pesos a quien informe sobre su paradero.

Por la fuga del capo del cártel de Sinaloa es que tampoco ha llegado aún a Veracruz la

Gendarmería Nacional, cuyo arribo había sido anunciado por el gobierno federal desde

hace un par de meses a la región de Poza Rica, en donde la madrugada del domingo 2 de

agosto fueron atacadas las instalaciones del Diario Presente, cuyo edificio fue rafagueado

con armas de alto poder y quemados tres vehículos de la empresa.

La Gendarmería Nacional supuestamente tiene como prioridad rastrear y reaprehender a

Guzmán Loera, motivo por el que se ve difícil que atiendan el llamado del senador priista

Héctor Yunes Landa, quien ante la escalada de violencia que se ha desatado en la entidad

ha urgido la presencia de esta fuerza federal.

Sin embargo, analistas políticos tienen la percepción de que el gobierno mexicano está

errando en su estrategia para recapturar al “Chapo”. El periodista Jorge Ramos Ávalos,

conductor del Noticiero Univisión que se transmite en Estados Unidos y en 16 países de

Latinoamérica, es de los que opinan que el presidente Enrique Peña Nieto necesitaría de la

asesoría y ayuda de otros experimentados políticos como el ex presidente de Colombia,

César Gaviria, a quien en su momento se le escapó también de la cárcel el narcotraficante

más poderoso del mundo, Pablo Escobar, pero 17 meses después lo acorraló y lo mató.

“México necesita todo tipo de ayuda. El gobierno mexicano ha demostrado, una y otra vez,

que solo no puede”, dice Ramos Ávalos, quien recién entrevistó a Gaviria, el cual le explicó

qué haría él para agarrar al “Chapo”. Parte de su entrevista con el ex mandatario

sudamericano por televisión se puede consultar en el siguiente link: http://bit.ly/1IWO5Gk.

En cuanto a la escapatoria, estableció diferencias entre Escobar y El Chapo. Escobar se

entregó a la justicia en 1991 (para evitar que lo extraditaran a Estados Unidos) mientras que

El Chapo sí fue capturado en un apartamento de Mazatlán. Pero los dos se escaparon por la

corrupción en Colombia y México. “Pusimos una brigada entera del Ejército a rodear la

cárcel”, dijo el ex presidente Gaviria, “y el día (21 de julio de 1992) que lo tratamos de

mover –porque seguía delinquiendo– por un fenómeno de corrupción, de intimidación y de

vacilaciones de autoridades militares, salió caminando entre los soldados. Lo que uno

aprende es que la capacidad de corrupción e intimidación de estas personas era enorme”.

Pero Gaviria apuntó que los responsables de la fuga de Escobar sí fueron sancionados. En

Colombia dos ministros y dos altos mandos del Ejército fueron destituidos por la fuga de

Escobar. Además, hubo un juicio en el Congreso. En México, en cambio –dice Ramos

Ávalos–hay tres chivos expiatorios por la fuga del Chapo y todos los funcionarios

importantes siguen en sus puestos.

El periodista de Univisión criticó que el presidente Peña tampoco envió el mensaje

correcto. Gaviria también tenía un viaje a Madrid para asistir a la Segunda Cumbre

Iberoamericana el mismo día que se escapó el jefe del cártel de Medellín. Pero no fue. “Yo

cancelé mi viaje, estábamos en el proceso (de buscar a Escobar) y entonces no salí”, dijo el

colombiano. Había que demostrarle a Colombia y al mundo que este era un asunto

prioritario. El mandatario mexicano, en cambio, no canceló ni acortó su gira a Francia tras

la fuga del Chapo. Prefirió París a regresar a México a buscar al sinaloense, criticó Ramos.

Según Gaviria, se debe crear un bloque de búsqueda. “Tienen que crear un grupo –en el

caso de México, de Armada y Ejército– y dedicarlos exclusivamente a eso; a perseguirlo y

a buscarlo de manera sistemática. Tienen que dedicarlos exclusivamente a eso. No pueden

ser los organismos de la seguridad del Estado. No, eso necesita un grupo especializado. Y

yo no tengo duda de que México lo puede lograr… Nosotros nombramos y escogimos un

bloque de búsqueda del Ejército y policía (y) desmantelamos al cártel de Medellín”.

Finalmente el ex presidente colombiano opinó que México debe gastar mucho más en

seguridad. Su país, apuntó, dedica a seguridad un 6 por ciento de su Producto Interno Bruto

(PIB), “parecido a Estados Unidos o un poco más”. Por ello, presume que Colombia tiene

muchos instrumentos para luchar contra el narcotráfico. “México no tiene instrumentos

especiales… Está llegando la hora de que tengan una política más agresiva y de que

inviertan mucho más en seguridad. México –creo– no gasta ni el 1.5 por ciento (de su PIB)

en seguridad. O sea, Colombia gasta cuatro veces lo que gasta México. Mientras eso sea

así, el problema de seguridad no lo van a resolver”.

Pero recursos suficientes sí ha habido. El problema en México y en Veracruz es cómo los

gastan los encargados de la seguridad nacional y de la seguridad pública del estado.

¡HYL PONE A TEMBLAR A TRUMP!

Este domingo concluyó la gira de trabajo que el senador priista Héctor Yunes Landa

efectúo por la ciudad de Los Ángeles a invitación de la Federación de Veracruzanos

radicados en Estados Unidos.

Pero antes de retornar a su terruño, el legislador veracruzano del PRI puso a temblar al

magnate norteamericano Donald Trump, pues en el último discurso que pronunció dijo a

los migrantes que no están solos y que rechaza cualquier discriminación o estigmatización

de los paisanos por moda o táctica electoral, en clara referencia a la criticada postura del

polémico aspirante del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

“Que Trump escuche y escuche bien: no están solos, no admito que por táctica o ignorancia

se agrada a veracruzanos”, expresó Yunes Landa, quien refirió que aproximadamente un

millón de veracruzanos radican en Estados Unidos.

El senador choleño reiteró que los migrantes mexicanos no están solos y que son ejemplo

de esfuerzo, trabajo, así como de un gran apoyo para su país de origen, al enviar

anualmente 23 mil millones de dólares en remesas.

Durante su gira, Héctor Yunes, quien estuvo acompañado por los diputados federales

veracruzanos Isela González Domínguez, Fernando Charleston, Leopoldo Sánchez Cruz y

Juan del Bosque, se reunió también con mexicanos de la Central de Abastos de Los

Ángeles, con los alcaldes, empresarios y miembros del cuerpo consular de México en esa

ciudad.

¡No cocol!