Xalapa, Ver.- Este martes la Fiscalía General del Estado (FGE), a través de un oficio de colaboración, recibió la visita de dos Agentes del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), quienes acuden Veracruz a solicitar la declaración de funcionarios y exfuncionarios de la entidad.
El motivo de la solicitud de declaración de estos servidores y exservidores es ampliar las investigaciones en torno al caso del multihomicidio ocurrido el pasado 31 de julio en un departamento de la colonia Narvarte, en la ciudad de México, en el que fueron hallados sin vida, entre otras personas, el fotoreportero Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera.
Caber recalcar que los funcionarios de la PGJDF no tienen jurisdicción en Veracruz por lo que cualquier actuación que quisieran hacer en nuestro territorio no tendría validez sin el apoyo de las autoridades estatales.
Desde el primer momento en el que el Gobernador Javier Duarte fue enterado de este aberrante hecho se puso en comunicación con el Jefe de Gobierno del Distrito Federal a quien le ofreció el apoyo y la colaboración institucional de manera incondicional por parte de las instituciones veracruzanas, situación que a quedado clara y manifiesta inclusive con su propia declaración.
El gobierno de Veracruz y en especial el Gobernador del Estado se deslindan total y categóricamente de este lamentable hecho ocurrido en la Ciudad de México, en donde, como se ha repetido en múltiples ocasiones, es responsabilidad de las autoridades de aquella entidad resolver este caso.
En los casos que ha correspondido a las autoridades de Veracruz esclarecer un hecho donde ha sido ultimado un comunicador se ha hecho, existiendo personas que tienen sentencias condenatorias por parte de la autoridad judicial, así como detenidos que están llevando su debido proceso esperando la sentencia correspondiente.
‎En Veracruz el periodismo se ejerce sin cortapisas, basta con leer, escuchar o ver los cientos de medios de comunicación que existen en la entidad para darse cuenta de ello. Existe un pleno respeto a la crítica pública que se ejerce con toda libertad, y una preocupación por los atentados en contra de la integridad física de cualquier periodista que se traduce en acciones claras por parte de la autoridad en garantizar el ejercicio de su profesión.