Es posible que, en 2016, Donald Trump y el senador priista Héctor Yunes Landa sean

candidatos; el primero del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos y el

segundo abanderado por el PRI a la gubernatura de Veracruz, pues según las más recientes

encuestas ambos encabezan hasta el momento las preferencias de sus correligionarios.

¿Ganarían la elección? Es decir, ¿Trump vencería a Hillary Clinton, quien hasta ahora es la

aspirante más popular del Partido Demócrata, y Yunes Landa a su primo hermano Miguel

Ángel Yunes Linares, que busca ser nominado otra vez por el PAN, o al ex secretario de

Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, ex panista que asegura haber ganado la elección de

2004 y que ha comenzado a construir su candidatura independiente?

La interrogante obviamente tiene que ver con el morbo político que Héctor Yunes ha

despertado a raíz de su reciente gira por el sur de Estados Unidos y que concluyó el

domingo pasado; viaje que el senador priista realizó acompañado de los diputados federales

veracruzanos Isela González Domínguez, Fernando Charleston, Leopoldo Sánchez Cruz y

Juan del Bosque, los cuales fueron de hecho en plan de turistas ya que su gestión legislativa

concluirá el próximo 31 de agosto, en menos de dos semanas.

Y es que antes de partir de Los Ángeles, ciudad californiana que visitó por invitación de la

Federación de Veracruzanos radicados en Estados Unidos, a Yunes Landa le salió lo bronco

y en el último discurso que pronunció dijo a los migrantes que no están solos y que rechaza

cualquier discriminación o estigmatización de los paisanos por moda o táctica electoral, en

clara referencia a la criticada postura del polémico magnate estadounidense. “Que Trump

escuche y escuche bien: no están solos, no admito que por táctica o ignorancia se agreda a

veracruzanos”, expresó el legislador de Veracruz, quien remarcó que todos los migrantes

mexicanos son ejemplo de esfuerzo y trabajo, y que representan un gran apoyo para su país,

ya que anualmente envían 23 mil millones de dólares en remesas.

¿Realmente qué podría hacer Yunes Landa si deveras viera cumplido su sueño de gobernar

Veracruz, y en Estados Unidos fuera electo como Presidente el republicano Trump, quien

ayer, en su sitio web, publicó un documento en el que reiteró su reclamo de que todos los

migrantes mexicanos son violentos y sólo agotan los recursos del país vecino, y sostuvo su

exigencia de que México construya un muro fronterizo. “El gobierno mexicano se ha

aprovechado de Estados Unidos. Ellos son responsables del problema y deben pagar para

resolverlo”, insistió el magnate, quien planteó las siguientes medidas para lograrlo: “Hasta

que lo hagan, restringiremos el paso de remesas de salarios ilegales; aumentaremos los

costos de visas temporales para empresarios y diplomáticos –o las cancelaremos, si es

necesario–, las tarjetas para cruce fronterizo serán más caras, así como los visados de

trabajo del TLCAN, y todos los puntos de entrada tendrán mayores tarifas”.

El plan de Trump también prevé cancelar los decretos migratorios del presidente Barack

Obama que dan alivio contra la deportación de estudiantes indocumentados y padres de

migrantes naturalizados. Igualmente pide que ya no se pueda adquirir la ciudadanía

estadounidense por nacer en el país vecino y promete aumentar los funcionarios del

Servicio de Inmigración y Aduanas. Según el aspirante presidencial republicano, estas

medidas ayudarían a afroamericanos y mujeres que buscan trabajo, dos grupos que

casualmente son los que menos apoyan su candidatura.

¿Se habrá enterado Trump del discurso de Yunes Landa? ¿Le habrá preocupado la bravata

del aspirante a gobernador de Veracruz? Lo más seguro es que ni lo uno ni lo otro. ¿Qué

caso tenía entonces que el senador priista difundiera su perorata que ha sido motivo de

escarnio y que en todo caso sólo buscaba entusiasmar a los veracruzanos radicados en Los

Ángeles pero los cuales no pueden votar en las elecciones locales?

Otro desacierto de Héctor Yunes ocurrió el sábado 15, al prometer a los paisanos radicados

en Los Ángeles que en breve haría gestiones “para que funcionarios del gobierno del estado

vengan hasta acá para agilizar trámites del registro civil y la carta de identidad que expiden

ayuntamientos”. También se comprometió a que con recursos propios pagará una oficina de

enlace ubicada en esa ciudad de California donde residen alrededor de 350 mil

veracruzanos de más de un millón ubicados en toda la Unión Americana, para que a partir

del 1 de septiembre de 2016 puedan tener una sede donde llevar sus trámites. Les reiteró

que hará todo lo necesario para que ya no se sientan solos y abandonados, y que los

veracruzanos radicados allá obtengan con más facilidad sus actas de nacimiento.

Sin embargo, Yunes Landa pareció olvidar que el lunes 5 de enero de este año, el

presidente Enrique Peña Nieto encabezó en la residencia oficial de Los Pinos el acto “Hacia

la Clave Única de Identidad. Tu acta de nacimiento donde te encuentres”, en el que firmó

un convenio con los gobernadores de las 31 entidades federativas y el Jefe de Gobierno del

Distrito Federal para que cada mexicano, a través de internet, pudiera acceder en cualquier

parte de México y el extranjero a la consulta y la impresión de actas de nacimiento en todos

los Registros Civiles del país, cuya modernización había permitido hasta ese momento la

digitalización del 92 por ciento de las actas de nacimiento en toda la República Mexicana.

En ese mismo evento, el mandatario instruyó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel

Osorio Chong, para acelerar la interconexión de datos de los Registros Civiles de las

entidades federativas con la red consular.