BRASIL COMIENZA A ENTRAR EN RECESIÓN, lo que se va a sumar a la crisis de popularidad de Dilma Rouseff. Se desconocen las consecuencias a mediano plazo del paulatino declive de la economía brasileña, que podría generar más presión sobre la economía mexicana.