EL LUNES NEGRO, como ya llaman los medios internacionales a este lunes 24 de agosto luego de la caída de más de ocho puntos porcentuales del Shanghai Composite, podría ser el prefacio de una nueva crisis mundial en la que incluso las economías que más despuntaban se pueden ver afectadas.