Se han ido filtrando varios comentarios sobre una posible vacante que podría dejar Gilberto Ojeda

como delegado en Veracruz de la Profeco, y que podrían ocupar Carolina Gudiño, Elizabeth Morales o

Anilú Ingram.

Es claro que es una pieza interesante dentro del gobierno federal, ya que a pesar de los escándalos en

los que la procuraduría se ha visto envuelta, aún mantiene un nicho importante de poder, debido a una

exitosa comunicación con la sociedad, a través de su revista, de sus programas de radio y televisión y

de sanciones relativamente efectivas hacia las empresas que se cargan al cliente.

Y es que para quienes conocen a Lorena Martínez, “la Procuradora”, saben de la cercana amistad que

mantiene con Elizabeth Morales, candidata del PRI a la diputación federal que se llevó Morena, y con

la que también comparte haber dirigido el gobierno municipal de la capital, como lo hizo Lorena en

Aguascalientes el trienio anterior, elección por cierto, que perdió frente al PAN, que gobierna ahora con

Antonio Martín del Campo, aspirante interno junto con el senador Martín Orozco, a la gubernatura de

aquel céntrico estado.

Sin lugar a dudas Elizabeth compartía los sueños con Lorena de llegar a gobernar su estado.

Pero las condiciones son muy distintas: mientras que Elizabeth conjuró una alianza en su contra en

Xalapa, Lorena ha trabajado desde la Profeco para conformar una alianza a su favor dentro del PRI

hidrocálido, muy a pesar del gobernador Carlos Lozano, íntimo por cierto del recién ungido presidente

del PRI.

De esta manera, los intereses de Lorena por enviar a Elizabeth Morales como su delegada son de

considerarse, pero si tomamos en cuenta los “padrinos” tanto de Anilú como de Carolina, seguramente

podría llegar cualquiera, lo que de todas maneras no abonaría más al trabajo que ha realizado con

creces el Delegado al que se están grillando y que por cierto, no es el único.

La comunicación

Existen tantos “expertos” en comunicación; tantas “universidades” ofrecen licenciaturas en

comunicación; cientos de locutores y tundeteclas dan vida a una profesión de la que conocen poco, de

la que han estudiado poco o simplemente piensan que la comunicación se basa en los dictados de

Galilea Montijo y Andrea Legarreta.

Por lo mismo, me permito traer a consideración algunas ideas de un verdadero gurú, para leer algo

novedoso por lo menos y para recalcar que la comunicación se trata, en el fondo, de entender los

mensajes de quien los emite, y no de entender lo que uno quiere entender:

“La comunicación es cuando experimentas otra alma, como es, puedes comunicarte con las aves,

puedes comunicarte con animales, puedes comunicarte con árboles y puedes comunicarte con personas

pero es difícil. ¿Por qué es difícil comunicarse con personas? Es difícil comunicarse con personas por

que cada uno carga con su marco de referencia, y cuando miras el mundo, lo miras a través de tu marco

de referencia […] para realmente comunicarte tienes que hacer al lado tu marco de referencia. Por que

la comunicación sucede con una mirada, con un tono de voz, con un guiño del ojo, con una sonrisa, con

un toque.

“La comunicación puede incluso realizarse a través de la distancia, a miles de kilómetros, una madre

puede sintonizar con su hijo que se encuentra en el otro lado del mundo y puede saber si algo no está

bien. Así que hay tantas frecuencias sutiles de la comunicación a las que no nos relacionamos, pero en

realidad el noventa por ciento de lo que comunicamos no es verbal. Lo experimentamos a través de

todo nuestro sistema sensorial. Es una comunicación sensorial […]

“Entonces, cuando estamos hablando, en el mejor, el mejor de los casos, solo un cinco por ciento de lo

que decimos en realidad conecta con la otra persona. A lo mejor es por esto que la gente habla tanto, no

lo sé, están tratando de pasar a través. Pero no toma mucho pasar a través.

“Si tu no te alineas primero con la frecuencia de la otra persona, te sintonizas con la otra persona, y

piensas para ti mismo: –¿dónde está esta persona?, ¿qué es lo que ellos están experimentando ahora

mismo?, ¿cómo puedo yo fundirme en esa frecuencia de esa persona?– para que yo pueda estar

presente con ellos, donde ellos están, no donde yo estoy, en mi propia consciencia, pero con ellos en su

propia consciencia, no podrás hacer una conexión y si no puedes establecer una conexión entonces no

te puedes comunicar.

“Hay muchas formas de hacer una conexión, pero básicamente tienes que colocarte a ti mismo fuera de

ti para que puedas estar con la otra persona en su propia frecuencia, en su propio estado. Esto no

significa que debes creer lo que ellos creen, solo significa que debes estar presente, que debes ser real,

tienes que escuchar y tienes que experimentar a la otra persona, esto requiere prestar atención, requiere

estar alerta a todas a todas las señales sutiles que esa persona te está dando.”

Son algunas palabras de Guruka Singh Khalsa, que tomé de Sikhnet. Aquí el link al video completo:

http://bit.ly/1EROTeH

www.journalveracruz.com