No fueron cuatro sino cinco los diputados electos a los que la rectora de la Universidad Veracruzana (UV), Sara Ladrón de Guevara, llamó hace una semana para que en la nueva Legislatura federal, que entrará en funciones el martes 1° de septiembre, recurran a sus mejores oficios para evitar que la crítica situación financiera por la que atraviesa la máxima casa de estudios –afectada por las retenciones de fondos federales por 1,500 millones de pesos que se le hicieron desde el sexenio anterior, según le aseguró hace un año el ex rector Raúl Arias Lovillo al periodista Arturo Reyes Isidoro– se agrave aún más con el anunciado ajuste presupuestal que está por realizar la Federación para el ejercicio fiscal 2016.

Como ya se sabe, el pasado lunes 17 la rectora convocó a un desayuno privado en el Museo de Antropología de Xalapa a cinco diputados federales electos que son egresados de la UV. Pero sólo acudieron el xalapeño Cuitláhuac García Jiménez, del Partido Regeneración Nacional (Morena); Miguel Ángel Yunes Linares, del PAN, y los priistas Erick Lagos Hernández, representante del distrito de Acayucan, y José Luis Sáenz Soto, de Minatitlán. El quinto invitado fue Adolfo Mota Hernández, de Xalapa rural, pero nunca llegó.

“Mota no fue y se me hace muy raro porque era secretario de Educación y el tema le debería interesar. Fue una reunión muy productiva donde se habló de temas de la Universidad, del presupuesto y de la posibilidad que tenemos de influir, participar e intervenir para que la UV tenga más recursos”, dijo Yunes, quien fue el primero en hacer declaraciones públicas sobre esta reunión con la rectora, quien, dijo, “nos mostró los números y realmente me preocupa muchísimo”, ya que, puntualizó, “el gobierno del estado le debe solamente a la UV mil 800 millones pesos” y que por ello “la Universidad Veracruzana no tiene ni para pagar la siguiente quincena”. Pero el diputado del PAN añadió que también la Secretaría de Hacienda tiene una deuda de mil 400 millones de pesos con esta casa de estudios pero que ya se ha empezado a regularizar. “La gran ventaja”, dijo, es que esos recursos de la Federación “ya no pasan” por la Sefiplan.

Sin embargo, ni los demás legisladores electos asistentes ni la propia Rectoría de la UV se encargaron de confirmar o precisar estas cifras dadas a conocer ante los medios de comunicación por el aspirante del PAN a la gubernatura. Entrevistada ese mismo día durante una gira por Orizaba, Ladrón de Guevara se negó a aclarar lo revelado por Yunes. “No quisiera hablar de las declaraciones que hagan los diputados”, se disculpó, argumentando que “es delicado hablar de deudas”.
En un comunicado oficial difundido después de lo declarado por Yunes, la rectora sólo confirmó que el encuentro fue para explicar “a los próximos legisladores federales la reiterada demanda que se ha expresado, por ejemplo, a través de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), para que la UV se vea apoyada y fortalecida con mayores recursos financieros del ámbito federal.” Inclusive detalló que les entregó a los diputados “un expediente en el que se analiza cómo el crecimiento del presupuesto para la Veracruzana no ha resultado equitativo respecto del crecimiento de otras instituciones similares.” Ladrón de Guevara expuso que la reunión con estos “egresados destacados” tuvo el objeto de “crear las alianzas estratégicas que la Universidad necesita y que nos permitan no sólo resolver con éxito nuestras encomiendas de hoy sino asegurar nuestras fortalezas y capacidades de cara al futuro”.

Por su parte, Erick Lagos, quien será el coordinador de los legisladores priistas del estado, difundió también en un comunicado que “el PRI apoyará para que todos los diputados veracruzanos egresados o no de la UV, incluidas las diferentes fracciones que conforman la bancada veracruzana, logren conseguir recursos federales adicionales para la institución”. En el texto que hizo circular, el ex secretario de Gobierno expuso que en esta reunión “se tocaron diversos temas que involucran a la comunidad universitaria, sin embargo, uno de los más importantes fue el del presupuesto para las instituciones públicas de Educación Superior”. Y refirió que “es necesario recordar que la Universidad Veracruzana está considerada dentro de las instituciones públicas de nivel superior que recibe una de las mayores aportaciones proporcionales, por parte del gobierno estatal, en su ingreso anual.”
Muy pronto veremos qué tanta disposición y fuerza muestran los nuevos diputados para defender los intereses financieros de la universidad de la que egresaron, pues según el documento “Techos del Proyecto de Presupuesto de Egresos 2016” que hace una semana presentó la Secretaría de Hacienda a la SEP, se prevé recortar el presupuesto del Instituto Politécnico Nacional en un 11.2 por ciento: de 3 mil 522 millones de pesos, en 2015, a 3 mil 127.2 MDP; seguiría la UNAM con un recorte 4.8%, al pasar de 7 mil 291.5 millones a 6 mil 941.2 MDP; la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sufriría también un ajuste de 6.7%, pues de mil 677.5 millones bajaría a mil 565 millones; en tanto que a la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) le recortarán 18.3 por ciento de sus fondos, que pasarían de 194.9 millones en 2015 a 159.3 millones el próximo año.

El afamado Colegio de México obtendría solo 116.2 millones de pesos el año entrante frente a los 194.6 MDP de 2015.

Pero Yunes Linares aseguró que él y los otros tres representantes de Morena y del PRI coincidieron frente a un plato de huevos con jamón que más allá de partidos, colores e ideologías harán todo lo que esté de su parte por salvar del desastre financiero a su Alma Mater. Ya se verá qué tan efectiva resulta la gestión de estos “Cuatro Fantásticos” formados en la UV.

EL PATIÑO DE ‘LA CORCHOLATA’
Vaya numeritos que protagonizaron tres conspicuos priistas veracruzanos, diputados federales electos y aspirantes a la gubernatura del estado, durante la reunión plenaria que este fin de semana sostuvieron los 248 legisladores de la coalición PRI-PVEM en un salón del Hotel Camino Real en la ciudad de México.

Alberto Silva Ramos, por ejemplo, presumió en las redes sociales y en columnas políticas locales su aparente relación, estrecha y afectuosa, con Aurelio Nuño, el “Chico Maravilla” peñanietista que finalmente no llegó a la presidencia del CEN del PRI pero que sigue ejerciendo gran poder como jefe de la Oficina de la Presidencia. Sin embargo, en su afán por demostrar que el joven político mexiquense es su “cuaderno”, el diputado tuxpeño cometió el error de difundir el último tuit que le envió a su supuesto amigo, ¡el cual data de hace dos años!, cuando asumió en 2013 su penúltimo cargo en el gobierno estatal, el de secretario de Desarrollo Social.

Erick Lagos Hernández, de Acayucan, andaba literalmente de paje del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, según se pudo apreciar en una fotografía publicada por el diario Reforma en su edición impresa de este domingo.

Pero el que de plano regó feo el tepache fue Adolfo Mota Hernández, representante del octavo distrito electoral (Xalapa rural), quien según las crónicas periodísticas, ante el desfile que hacían funcionarios, secretarios de Estado y legisladores para saludar y tomarse una selfie con la actriz y diputada Carmen Salinas, “La Corcholata”, el ex secretario de Educación de Veracruz gritó burlón: “¡Atrás, atrás! ¡A diez pesos por foto! ¡Hay que hacer fila!”.

Habrá que verlos cómo se desempeñarán en la tribuna.