Con la reciente toma de protesta de Érika Ayala Ríos como dirigente estatal de la

Confederación Nacional de Organizaciones Populares ante los delegados y la

secretaria general de la confederación, inicia una nueva etapa de trabajo.

La importancia de este cambio en la estructura interna del PRI radica en que como

mujer, tendrá la oportunidad de renovar la dinámica de hacer política dentro de

uno de los sectores más importantes del partido. Así mismo, la ahora dirigente

estatal tendrá una injerencia directa en los resultados electorales de 2016 y del 18.

Érika Ayala se comprometió acertadamente en su discurso inicial con la

“recomposición y el fortalecimiento” y con la concentración de “capital social” y de

activos políticos.

Se abre así la oportunidad de cambiar el rumbo y de volcar la atención de los

grandes sectores del Partido, así como de su dirigencia tanto estatal como

nacional, hacia los problemas de fondo del Estado y del país.

No podemos encasillarnos en pensar que estos cambios carecen de injerencia

real en la forma de hacer política. Cada uno de los movimientos en las estructuras

políticas es una oportunidad, una ventana de renovación. Como medios y como

sociedad, lo que hay que hacer es exhortar a la clase política a que cumpla sus

compromisos y exigirles el cumplimiento de los resultados.

La presencia en el evento de toma de protesta de los actores políticos

veracruzanos asegura que este cambio aglomera los vínculos con todos aquellos

que desempeñan funciones públicas de primera relevancia, entre ellos, Héctor

Yunes y Pepe Yunes.

A esto se suma que la CNOP es el último sector que permanece al cien por ciento

como tal. De entre los sectores y organizaciones del PRI, la CNOP es la que mejor

desempeño real ha demostrado (entiéndase CNC, CTM o la Red de Jóvenes por

México, entre otros), manteniéndose como uno de los principales contactos con la

ciudadanía de un partido que está en una encrucijada: cambiar el rumbo o forzar

el motor.

Porque si bien en su discurso, Erika calificó las recientes decisiones del partido

como acertadas de algún modo, también tocó el punto de que no son populares.

Además, su llegada nos recuerda que todos somos ciudadanos, y que debemos

ejercer nuestro derecho de participar en la toma de decisiones, no solamente con

nuestro voto, sino con nuestro compromiso día a día.

www.journalveracruz.com