En mayo de 2013, José Alberto Sánchez Guevara alquiló durante cuatro días un resort en Chachalacas, para festejar sus segundas nupcias.

Sánchez Guevara llegó en un vuelo privado al Puerto de Veracruz con su consorte del momento, porque tiene fama de ser adicto a los romances.

Este personaje –aseguran— tendría algunos vínculos por presumibles negocios con un delegado federal encargado de construir caminos, puentes y carreteras. Hablan de una constructora fantasma.

Lo interesante del caso es que José Alberto es hermano de David Sánchez Guevara, ex alcalde de Naucalpan, diputado federal electo y quien el pasado miércoles fue vinculado a proceso por peculado.

Ambos hermanos son dueños de aviones, casas en Orange California, un departamento en Puerto Vallarta valuado en 7.5 millones de pesos, casas en el club de golf de Ixtapan de la sal, bodegas en McAllen.

Dicen que ambos han estado haciendo negocios al amparo de la SCT desde cuando menos un lustro. Y ellos tienen fuertes vínculos con Veracruz.

Ellos siempre han estado asociados y unidos en los negocios al cobijo del poder.

De hecho, cuando David asumió la presidencia municipal de Naucalpan, fue José Alberto el que coordinaba toda la obra de ese ayuntamiento mexiquense. Era tanta la voracidad familiar, que la mamá y la hermana de estos dos sujetos, controlaban la venta de la comida a todos los empleados de esa comuna.

José Alberto radica en Aguascalientes y posee un despacho de abogados fiscalistas en León, Guanajuato.

 

UNO DE LOS MOVIMIENTOS en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto que podría tener implicaciones en la sucesión en Veracruz es el nombramiento de José Antonio Meade Kuribreña como secretario de Desarrollo Social. Y es que el plurifuncional servidor público –fue secretario de Energía y de Hacienda con Felipe Calderón, y de Relaciones Exteriores y Desarrollo Social con Peña Nieto- es amigo personal de uno de los aspirantes a la gubernatura veracruzana, el senador José Francisco Yunes Zorrilla, de quien fue compañero en el ITAM en sus años universitarios. El legislador peroteño tiene a dos cercanos amigos en posiciones clave del Gobierno Federal, pues uno maneja el dinero y el otro los programas sociales. Si eso no es fortalecerse políticamente, ¿qué podría serlo?

 

 

PRENDIÓ FUERTE la visita de Andrés Manuel López Obrador al puerto de Veracruz, donde anunció que su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), irá solo en la elección de gobernador el año entrante. De inmediato comenzó a sonar fuerte el nombre de Cuitláhuac García como un aspirante natural a esa posición, en función de la contundente victoria que obtuvo en la elección federal de junio pasado en el distrito de Xalapa.

Y es que la otra candidata de Morena que aplastó a sus oponentes en esos comicios, Rocío Nahle –quien será ni más ni menos que la coordinadora de la bancada pejista en San Lázaro-, está impedida constitucionalmente para ser gobernadora, ya que no es nacida en Veracruz ni hija de padres veracruzanos, requisito establecido en la Carta Magna del estado para ocupar el cargo. Así que las posibilidades de Cuitláhuac para aspirar a ser el “gallo” de Morena son altas. Sólo que deberá tener en claro que Xalapa no es todo el estado de Veracruz, y que para ganar una elección estatal hace falta una estructura político-electoral grande y aceitada. Así como mucha lana. El “efecto Peje” no lo puede todo.

 

RESULTA MUY interesante, sin duda, el artículo de opinión del doctor Francisco Berlín Valenzuela, difundido porVersiones.com.mx. El jurista, ex diputado federal y ex director fundador del Colegio de Veracruz, aborda el tema del papel del ex presidente Porfirio Díaz Mori en la historia de México, a propósito de la colocación de un monumento de bronce en el centro de Orizaba, por parte del ayuntamiento que preside Juan Manuel Diez Francos. El doctor Berlín Valenzuela, quien es, además, especialista en temas de derecho electoral y parlamentario, habla del error que cometen los promotores de ese homenaje y realiza un profundo análisis de las condiciones que prevalecieron en nuestro país durante la dictadura que por más de 30 años encabezó Porfirio Díaz. Es un trabajo que no tiene desperdicio y cuya lectura recomendamos en Versiones, sección opinión/artículos.

 

DE MANERA INSISTENTE, en los círculos políticos de esta capital se menciona que el diputado local Ricardo Ahued Bardahuil se lanzará, en 2017, por la candidatura a la presidencia municipal de Xalapa. El empresario, quien nació en Pachuca, Hidalgo, pero ha pasado prácticamente toda su vida en Xalapa, ya ocupó la alcaldía de 2005 a 2007; posteriormente fue diputado federal, de 2009 a 2011, y actualmente es legislador local. En esta ocasión, se dice que el propietario de Casa Ahued buscaría ser abanderado del Partido Revolucionario Institucional; sin embargo, también considera, como segunda opción, la postulación por la vía de la candidatura independiente; sobre todo ahora que esa figura es tan valorada.

 

EN LOS CORRILLOS políticos se comenta con insistencia que al titular de la Secretaría de Salud del gobierno del estado, Fernando Benítez Obeso, le late su corazoncito por la diputación local por el distrito de Xalapa Urbano. Se habla de que el funcionario estatal, uno de los más prestigiosos gastroenterólogos de Veracruz, podría buscar dicha posición el año entrante, cuando será renovado el Congreso local.