​ 

 • En coordinación con el Ayuntamiento de Veracruz, el INAH y la SEV

 

 

En la Fortaleza hecha de mar y de historia en San Juan de Ulúa, más de 600 personas disfrutaron del concierto de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz, organizado por la delegación del ISSSTE en Veracruz, en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Secretaria de Educación del Estado y el Ayuntamiento de Veracruz.

 

Entre los sonidos de las flautas, flautines, oboes, clarinetes, fagots, trompas en Fa, cornetas, trompetas, trombones, bajo, tuba, timbales, cajas orquestales, platillos, bombos, gongs, e instrumentos de cuerdas que cimentaron las cinco composiciones orquestrales, los asistentes y sus familias se deleitaron durante casi dos horas con una velada mística acompañada por música de excelente calidad.

 

Flanqueada por el lienzo de la cortina norte, la puerta de entrada, los arcos en la cortadura de San Fernando y las escalinatas que se dirigen una a oriente y otra al poniente de los baluartes de Santiago y La Soledad, la Plaza de Armas del islote amurallado comenzó a recibir a los asistentes desde las seis y media de la tarde.

 

“Bienvenidos a la Fortaleza hecha de historia y de mar ubicada en Veracruz, la puerta de entrada y salida a México durante tres siglos”, fueron las palabras de la Directora del Museo-Fuerte de San Juan de Ulúa, Sara Sanz Molina.

 

Los asientos fueron ocupados en su totalidad antes de que iniciara el programa artístico de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz, que con sus 80 integrantes representan un orgullo veracruzano y fueron la estrella del espectáculo.

 

Bajo la batuta del Maestro Juan Antonio Tornero Ramírez nacido en la capital veracruzana, la OSJEV ejecutó las piezas clásicas: “Marcha Eslava” de Tchaikovsky, “Noche en la Árida Montaña” de Mussorgsky, “Danzas Polovetzianas” de A. Borodin, “Huapango” de J.P. Moncayo y “bolero” de M. Ravel.

 

Todo inició con el arranque de la obertura más famosa de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, quien orquestó, la que fue conocida como la “Marcha serbo-rusa” (más tarde conocida como “Marcha Eslava”), estrenada en Moscú el 17 de noviembre de 1876 y que hoy es un referente en la música clásica mundial.

 

En el Fuerte de San Juan de Ulúa que remonta su construcción al 22 de abril de 1519 para defender al puerto de los ataques de piratas y corsarios de la época contra la Nueva España, el conjunto sinfónico juvenil más antiguo en el panorama cultural del Estado de Veracruz deleitó a los asistentes hasta poco antes de las nueve de la noche.

 

El momento cumbre llegó cuando la Orquesta interpretó el Huapango, la obra más famosa del compositor jalisciense José Pablo Moncayo, en medio del reflejo de sus escenarios prehispánicos, la presencia honorífica del puerto más importante de México y el reflejo de la luna en esta ciudad contemporánea.

 

Entre el sonido de carga y descarga de las grúas marítimas y el oleaje del mar, el concierto orquestral que interpretó obras de origen francés, serbo, ruso, español y mexicano cerró con broche de oro al ejecutar el “Bolero” del compositor galo Maurice Ravel, estrenada el 28 de noviembre de 1928 y que fue la partitura final que arrancó los aplausos del público agradecido por la excelente presentación.

 

“Este movimiento orquestal inspirado en una danza española, se caracteriza por un ritmo y un tiempo invariables, con una melodía obsesiva en do mayor, repetida una y otra vez sin ninguna modificación salvo los efectos orquestales”, explicaría el maestro de ceremonias.

 

Previo al magno concierto, el delegado del ISSSTE en Veracruz, Renato Alarcón Guevara dijo que la institución ofrece 21, seguros, prestaciones y actividades culturales y deportivas para garantizar una mejor calidad de vida a los derechohabientes, “y qué mejor que este tipo de conciertos se lleven a cabo en lugares emblemáticos y para deleite de las familias”.

 

Alarcón Guevara aseguró que este magno evento forma parte del relanzamiento de los eventos de calidad dentro de la nueva agenda cultural del ISSSTE en Veracruz, “gracias al apoyo de diversas instancias estatales y federales lanzamos esta nueva etapa en nuestra cartelera de cultura que busca convertirse en una de las más atractivas a nivel estatal”.

 

 

Al finalizar el evento, acompañado del delegado del INAH, Esteban Rodríguez Flores; del representante de la Secretaria de Educación de Veracruz, Nemesio Domínguez Domínguez; por la regidora cuarta del Ayuntamiento de Veracruz, Laura Gálvez Mantilla; y por la secretaria general de la Sección XXXV del SNTISSSTE, Doris Zebadua Muñoz, el subdelegado de prestaciones del ISSSTE en Veracruz, Carlos Rodríguez Velasco entregó un reconocimiento a la Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz por ser “un importante difusor de la música sinfónica y de las mejores de su tipo” documento recibido por el violinista y director de orquesta Antonio Tornero.