La renuncia de Gerardo Buganza Salmerón sólo tiene una explicación. El ex secretario de Gobierno formaba parte de una estrategia para restarle votos al virtual candidato a gobernador de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, y con ello favorecer a quien era el “delfín” de Javier Duarte de Ochoa, o sea, al diputado federal Alberto Silva Ramos.

Pero el plan original falló. Finalmente el ungido por parte del partido tricolor fue el senador con licencia Héctor Yunes Landa. La correlación de fuerzas políticas cambió y Buganza ya no encajaba en el nuevo entramado.

A partir del nuevo escenario, a Buganza lo comenzaron a hostigar con el tema de las auditorías durante su gestión en la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas y en el órgano electoral local denominado OPLE comenzaron a ponerle piedritas en el camino, empezando por la revisión a los gastos de publicidad de su asociación política Generando Bienestar. Por eso es que el ex secretario de Gobierno se quejó en su carta de renuncia que no había las “condiciones” para continuar en la contienda.

Pero aunado a lo anterior, el precandidato del PRI a la gubernatura, Héctor Yunes Landa, se habría quejado de que Buganza, en lugar de restarle votos a Acción Nacional, se los restaría al Revolucionario Institucional.

De paso, al Altiplano llegaron quejas de que los duartistas pretendían canalizar más recursos a Buganza que al abanderado del partido tricolor. El horno no estaba para bollos. La misma gente de Héctor había expresado desde un principio que Buganza era el plan “B” de Javier Duarte por si no cuajaba su proyecto de impulsar a Silva Ramos.

Así que la reata se rompió por lo más delgado: Buganza dimitió (¿o lo obligaron a dimitir?) y pasará a la historia como el Bronco a la veracruzana que mutó en severa bronquitis para el hectoryunismo.

 

PRONTO COMENZARÁN a darse movimientos en el interior del Ayuntamiento de Xalapa y del propio equipo del alcalde Américo Zúñiga Martínez, al perfilarse los tiempos de la actividad proselitista rumbo a las elecciones del 5 de junio. Por lo pronto, el regidor Juan Miguel Castillo Lara, ya ha expuesto su interés de dejar el cargo precisamente para irse a participar en actividades proselitistas de su partido, Movimiento Ciudadano. Y conforme pasan los días, crecen las versiones de que Rodrigo Montoya Rivera, actual secretario privado del alcalde podría también escalar al escenario de la contienda en pos de la diputación local por Xalapa urbano, que por cierto, conoce sobradamente. Falta menos y el equipo de Américo no se debilita, se distribuye y fortalece.

 

LUEGO DE QUE en algunos medios informativos trascendiera el supuesto despido de un funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno del estado, presuntamente por apoyar a los padres de familia que exigen justicia por la desaparición de los cinco jóvenes de Tierra Blanca, el titular de dicha dependencia, Alfredo Ferrari Saavedra, desmintió de forma categórica dichas versiones y, al contrario, confirmó que el encargado de la Unidad de Acceso a la Información, Celestino Espinoza Rivera, se mantiene en el cargo. El ex dirigente estatal del PRI sostuvo que el funcionario de Sedesol integra el equipo de trabajo de dicha dependencia desde enero del presente año y que en ningún momento se ha pensado en prescindir de sus servicios. Asimismo, reiteró que la Secretaría de Desarrollo Social mantiene su naturaleza de trabajo y de servicio a los veracruzanos, a través de programas y acciones de apoyo a los sectores vulnerables. En ese contexto, manifestó que la Unidad de Acceso a la Información es la instancia que responde al compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas. Habría que mencionar que durante la trayectoria y la carrera de Alfredo Ferrari en el servicio público nunca había sido señalado ni vinculado con actos que violen los derechos de los trabajadores y funcionarios.

 

LA MEDALLA GENERAL Desiderio Pavón Hernández, es la máxima distinción que otorga el ayuntamiento de Pánuco a los habitantes que más se han destacado en el servicio a la comunidad; se reserva, sobre todo, para los ciudadanos distinguidos. El pasado lunes, dicho reconocimiento fue entregado a Manuel de León Maza, quien tiene una impresionante trayectoria en el servicio público; fue director del Instituto de Pensiones del Estado, oficial mayor en la Secretaría de la Reforma Agraria, y subdirector de Administración de Aeropuertos y Servicios Generales. En los años recientes, el trabajo de De León Maza se enfocó al área administrativa; fue director de Administración de la Procuraduría de Justicia del Estado y enlace administrativo de la Secretaría de Gobierno. Debido a esa trayectoria, Manuel de León fue reconocido por sus paisanos, en un evento en el que estuvieron presentes habitantes y autoridades de toda la Huasteca Alta, Tampico Alto, Pueblo Viejo, El Higo, Ozuluama, Tempoal, Chinampa de Gorostiza, Naranjos, Tantima, Tamalín, Tancoco y, por supuesto, Pánuco, donde la entrega de la distinción corrió a cargo del alcalde Ricardo García Escalante. Al hacer uso de la palabra, Manuel de León habló de los valores que dan cohesión a los habitantes de la Huasteca, lealtad, justicia, trabajo, honradez, libertad y soberanía, dijo. Se definió como un hijo de Pánuco y enfatizó “me debo a esta tierra”. Un emotivo discurso fue el pronunciado por De León Maza, quien destacó: “estoy orgulloso de que por mis venas corra sangre huasteca”.