Mientras el precandidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, muy

hábilmente se colgó del pleito legal que la Universidad Veracruzana entabló contra el

gobierno del estado por un supuesto adeudo millonario, e inclusive intentó comprometer

públicamente a los otros tres aspirantes a la gubernatura egresados de la UV –a Héctor

Yunes Landa, del PRI; a Cuitláhuac García Jiménez, de Morena, y a Armando Méndez de

la Luz, de Movimiento Ciudadano– “para que juntos acudamos a la Procuraduría General

de la República y a la Fiscalía General del Estado para exigir que las denuncias procedan y

que se sancionen a los responsables de haber desviado los recursos”, el senador con licencia

del partido tricolor optó mejor por dialogar directamente con la rectora Sara Ladrón de

Guevara y ofrecerle sus buenos oficios para interceder y gestionar una solución al grave

problema financiero que enfrenta la máxima casa de estudios.

Según trascendió, este sábado Héctor Yunes se reunió en privado con la doctora Ladrón de

Guevara para abordar dos temas centrales: el respeto a la autonomía de la UV y resolver el

déficit financiero ocasionado por el retraso de las participaciones federales y estatales que

ya estaban programadas.

Yunes Landa invitó a comer en su domicilio particular a la rectora. Dicen que fue un

encuentro respetuoso y afectuoso, sin condicionamientos políticos o de índole partidista.

Tampoco se habló de precampañas o de las futuras campañas.

Eso sí, el aspirante priista reiteró su orgullo de haber estudiado y egresado de la UV. Por

eso expresó su preocupación debido a la grave situación financiera que enfrenta su alma

mater ante la falta de recursos.

Yunes Landa tiene bien claro que la máxima casa de estudios forma parte sustancial del

desarrollo de Veracruz y, por ello, en la medida de sus posibilidades ha comprometido con

la rectora Ladrón de Guevara su gestoría de más recursos federales y acaso en las próximas

horas los buenos oficios de Héctor, de los senadores Pepe Yunes Zorrilla y Éricka Ayala

Ríos y hasta de los diputados federales priistas podría dar buenos resultados. De buena

fuente se sabe que este mismo martes podrían anunciarse recursos extraordinarios para que

la UV pueda continuar con la formación de profesionales, generar conocimiento aplicado al

desarrollo, así como al fomento de la cultura y nuestras tradiciones.

De confirmarse esta versión, Yunes Landa le estaría arrebatando esta bandera a su principal

opositor, quien ya tenía lista su cartita para invitar a todos los demás aspirantes a la

gubernatura, egresados de la UV, para ir a manifestarse ante la PGR y la Fiscalía General

del Estado como si con su sola presencia fueran a destrabar este conflicto que está

asfixiando financieramente a la máxima casa de estudios.

Precisamente este domingo, entrevistado antes de que se reuniera con los delegados priistas

de los distritos de Xalapa, Héctor Yunes exigió pagarle a la UV lo que se le adeuda y

adelantó que si es gobernador apoyará a esta institución incrementando su presupuesto. “Yo

no soy reactivo a los problemas, yo incluso me he llegado a anticipar y lo dije claramente: a

la UV se le tiene que apoyar, se le debe dar lo que le corresponde e incrementar incluso los

apoyos. La Universidad Veracruzana no sólo educa, también investiga y tiene un área de

extensión cultural, es la universidad pública de Veracruz de la que soy egresado y de la que

fui becario, cuenta con el total apoyo de mi parte y en su momento lo haré sentir cuando

tenga yo la posición que pretendo”, aseveró.

Yunes Landa inclusive criticó que el gobierno no se puede deslindar de los pagos

pendientes con la institución educativa. “Los adeudos son institucionales, no es de la

persona que está al frente del gobierno, son de la administración y el gobierno los tiene que

cumplir”, expuso el senador con licencia, quien además apuntó que “si queremos tener una

mejor educación y una mejor seguridad, debemos capacitar mejor a la gente y para eso se

requieren recursos y dinero”.

LA INSEGURIDAD, OTRO TEMA

Por cierto, Héctor Yunes Landa apenas terminaba de maniobrar para desactivar la bomba

del conflicto financiero entre el gobierno del estado y la UV, cuando este lunes reventó otro

explosivo obús que políticamente le pega de lleno a la administración estatal y de rebote a

su partido: el secuestro de la periodista Anabel Flores Salazar.

El precandidato priista de inmediato se comunicó con los familiares y compañeros de la

reportera de El Sol de Orizaba para expresarles su solidaridad y apoyo, y a través de un

comunicado exigió a las autoridades competentes su intervención inmediata para regresar a

Anabel con vida.

Yunes Landa afirmó que en su administración “la violencia no tendrá más cabida en

Veracruz”, y que “en seis meses del nuevo gobierno, conmigo, volverá la paz” a la entidad.

Pero el precandidato priista tuvo que enviar oooootro comunicado posteriormente debido al

hallazgo confirmado de los cadáveres de dos de los cinco jóvenes desaparecidos hace un

mes en Tierra Blanca.

¡Y todavía le quedan cuatro meses más de seguir remando contra la corriente!

¿ABISMO ENTRE HÉCTOR Y DUARTE?

Inició la primera semana de precampañas rumbo a la gubernatura y, en lo que hace a la

priista, llamó la atención el hecho de que el gobernador Javier Duarte de Ochoa no

estuviera presente en el arranque de la de Héctor Yunes.

Nada es fortuito, mucho menos en política. La ausencia del llamado “Primer Priista” del

estado es una muestra de que la distancia original entre ambos personajes continúa

profundizándose, lo que a final de cuentas puede resultar benéfico electoralmente para el

precandidato del partido tricolor ante el desgaste y descrédito popular del gobernante a

causa de sus erróneas y temperamentales decisiones políticas, como por ejemplo su

confrontación con las autoridades de la Universidad Veracruzana y el desbordamiento de la

inseguridad.

Y es que Yunes Landa arrancó con el pie derecho, pues en su primer encuentro con la

militancia de Xalapa pudo constatar la entusiasta reintegración del priismo convocado por

el dirigente estatal Amadeo Flores Espinosa, y fortalecido con los liderazgos de

correligionarios leales como el senador Pepe Yunes Zorrilla y el diputado local Ricardo

Ahued Bardahuil, quien, por cierto, pronunció un emotivo discurso de aliento no sólo para

los priistas sino para todos los veracruzanos.

Así, en estos primeros días de arranque, se va viendo en la precampaña del Revolucionario

Institucional a muchos cuadros partidistas que durante un buen tiempo se mantuvieron

alejados del instituto tricolor, por lo que con Héctor la militancia busca cimentar a un nuevo

PRI, tal como se vio también este lunes en Pánuco, en el norte de Veracruz, donde el

precandidato recibió fuertes quejas de sus correligionarios por el abandono y la

inseguridad.

Bien dicen que “mucho ayuda, el que no estorba”.