Con la exigencia de la paridad entre hombres y mujeres, en verdad que van a

sufrir los partidos políticos para integrar sus listas de los candidatos a diputados

locales por Veracruz.

Antes, los grupos, liderazgos, amistades y hasta familiares negociaban sus

posiciones… y todos contentos. Pero ahora, cuando se empiezan a encartar los

aspirantes las paridades entran en acción, y cada partido o coalición o alianza

deberá presentar 25 candidatas mujeres y 25 candidatos hombres (15

uninominales y 10 plurinominales en cada caso). Y en verdad que es un embrollo

lograrlo, porque hay que bajar a muchos señores que se creen con los

merecimientos indispensables.

Los primeros que se están haciendo bolas son los priistas, a los que no les dan las

cuentas porque queda entre ellos mucho machismo remanente y por tanto

padecen a muchos hombres bragados que sienten que ellos se merecen los

puestos y los abanderamientos, “en lugar de las viejas”.

No falta quien dice que no hay mujeres suficientes entre la militancia con la

capacidad y los alcances para encabezar fórmulas que garanticen triunfos, pero lo

cierto es que entre las féminas priistas hay mucha más materia gris, mucha más

pasión tricolor, mucha más honorabilidad, muchos más positivos entre los

electores y muchos más votos de lo que quisieran reconocer esos que aún creen

que “la política es cosa de hombres”.

Para esos incrédulos y para documentar el optimismo de las feministas, haré un

repaso nominal y no exhaustivo de mujeres priistas de reconocida militancia, que

harían un excelente papel si fueran nominadas por su partido (como deberá ser en

25 casos) y llegaran a ser las abanderadas para conquistar curules en la

Legislatura estatal, pero también para arrimarle votos al candidato a la

gubernatura, que tanto los necesitará en esta competencia tan cerrada.

Antes de poner algún nombre, es necesario destacar que el PRI irá en alianza con

otros partidos en 13 de los 30 distritos, y que en esta alianza le corresponden

cinco candidatos al tricolor (Tuxpan, Álamo, Xalapa II, Veracruz II y Boca del Río),

tres al PVEM (Tamiahua, Veracruz II y Orizaba), dos al Panal (Martínez de la

Torre y Cosoleacaque) y tres al Ave (Misantla, Emiliano Zapata y Acayucan).

El Partido Cardenista de Toño Luna sólo irá en alianza por la gubernatura.

Bien, habrá que ver entonces cómo se resolverán las negociaciones entre esos

partidos, y si se dará una vez más el caso de que los poderosos priistas puedan

imponer como candidatos a militantes suyos que tengan una presencia muy fuerte

en el distrito correspondiente.

Si nos atuviéramos a las listas que van y vienen, con nombres que asimismo van y

vienen, no habría paridad posible, porque son más numerosos los aspirantes

masculinos. Pero en aras de la equidad, que el presidente Peña Nieto volvió ley,

muchos van a ser bajados y muchas van a ser subidas, con lo que tendremos

sorpresas cuando aparezca la lista definitiva (que aún no existe, como algunos

pretenden hacer creer a los ilusos).

En fin, la aritmética electoral en el edificio de Ruiz Cortines de Xalapa está ahora a

todo vapor, haciendo las sumas y las restas para que al final se pueda establecer

la prístina igualdad entre hombres y mujeres… al menos en las candidaturas.

Algo es algo, y mañana vienen los nombres.

sglevet@nullgmail.com

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com