European_flag_in_Karlskrona_2011

El 23 de junio se llevará a cabo un referéndum en el Reino Unido, en el que los británicos decidirán si su país abandona o no la Unión Europea. El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha afirmado que la UE no tiene un plan B ante la posible salida del Reino Unido, escenario hipotético que ha sido llamado «Brexit». En caso de que el referéndum arroje la decisión de abandonar la UE, el siguiente paso sería una mesa de negociaciones entre la Comisión Europea y el Reino Unido, tras lo cual las islas británicas podrían seguir formando parte del Espacio Económico Europeo sin formar parte de la unión, como es el caso de Noruega y de Islandia. Luego, el parlamento británico podría derogar las normas provenientes de la Unión Europea integradas en la legislación del Reino Unido.

El primer ministro británico David Cameron se manifestó en contra de la posible salida del Reino Unido. Este lunes, ante los diputados británicos, Camerón aseguró que el «Brexit» constituye «un salto al vacío» ante la incertidumbre económica y las amenazas extranjeras como el militarismo ruso y el terrorismo. Como consecuencia de este incierto escenario político en el Reino Unido y Europa, la libra se devaluó alcanzando un mínimo desde 2009.

La otra cara de la moneda

Todo lo anterior ocupa la mayor parte de la cobertura sobre el asunto del «Brexit». Por otro lado, está también la voz de los ciudadanos y de las personalidades que están a favor de la salida. Boris Johnson, alcalde de Londres, ha sido señalado por «rebelarse» contra el primer ministro David Cameron al afirmar que los temores de la salida han sido exagerados y anunciar que hará campaña a favor del «Brexit». Con esta decisión, Johnson rompe definitivamente con la política que impera en el Reino Unido y reafirma su intención de ser candidato para suceder en el cargo a Cameron. Además, sus posibilidades electorales se elevarían con mucho si el referéndum arroja un resultado a favor de la salida de la UE, ya que los otros candidateables, la ministra del interior Theresa May y el ministro de economía George Osborne, están a favor de que el Reino Unido permanezca como miembro de la UE.