230216 FOTO MAYL

– Cuento con la experiencia de haber reformado la Ley del

ISSSTE y sé que con la participación de la iniciativa privada es posible sacar del bache financiero al Instituto de Pensiones del Estado (IPE), aseguró el precandidato del PAN a la gubernatura de Veracruz. No permitiremos modificaciones a la ley sin la participación de las organizaciones de trabajadores. He seguido muy de cerca el interés y el rechazo de los diferentes sectores de trabajadores a la iniciativa de reforma a la Ley de Pensiones del Estado, que quien dice gobernar Veracruz envió al Congreso del Estado.

Con dirigentes académicos, miembros de federaciones de trabajadores, investigadores y otros actores de la vida pública de Veracruz, me he reunido en privado para conversar sobre esta problemática que hoy enfrentan y homolo-
gar posiciones al respecto.

Comparto no sólo la preocupación de los jubilados y pensionados, y de los trabajadores activos que ven incertidumbre en su futuro, sino que coincido en que tratar de deslindarse de sus obligaciones como patrón con la modificación al artículo 98 de dicho precepto legal es irresponsable por parte de la administración estatal en turno. Quieren cargar el déficit del pago de pensiones a los ayuntamientos y organismos públicos, pero el problema de fondo del sistema de pensiones en el país y específicamente en Veracruz no puede resolverse con ocurrencias ni simulaciones legales.

En 2007, pese a los protestas de varios grupos, líderes políticos y partidos de oposición que emprendieron una campaña de desinformación para confundir a la población, encabecé como Director General del ISSSTE la reforma a la Ley del ISSSTE para enfrentar la crisis financiera del Instituto. En su momento explique las amenazas que tenía la institución, entre las que se encontraba un déficit por pago de pensiones, cuyo monto se elevaba 100 mil millones de pesos cada año, por lo que era urgente que los legisladores aprobaran la reforma. En la actual legislatura federal, previo a solicitar licencia como diputado para encabezar este proyecto por Veracruz, aprobé la propuesta enviada por el Presidente de la República para desaparecer el Pensionissste y dar paso a una Afore (Administradora de Fondos para el Retiro) que funcionará bajo la figura de paraestatal.

Mi amplia experiencia en el tema adquirida durante mi participación en las reformas al sistema nacional de pensiones me permite proponer una reforma a la Ley de Pensiones del Estado, con el propósito de hallar una solución al problema financiero que enfrenta el Instituto de Pensiones del Estado (IPE), ya que, de no hacerlo, existe una posibilidad de quiebra con consecuencias que no se resolverán ni en dos ni en ocho años.

Sin embargo, Veracruz vive hoy la peor crisis de su historia y las condiciones requieren acciones profundas para sanear sus finanzas, por lo que convoco a todos los sectores a sumarse a este esfuerzo para salir de la barranca en la que estamos hundidos. Propongo una reforma de gran tamaño para que la iniciativa privada, de constitución original en el Estado de Veracruz, tenga participación durante un plazo definido en la administración, inversión y vigilancia del patrimonio del IPE, incluidos los ahorros de los trabajadores, para lograr su estabilidad financiera sin menoscabo de los derechos vigentes y con estricto apego a la ley. A mediano plazo no existe un sistema de fondeo para pagar las pensiones, por lo que el pretexto del gobierno en turno es que destinan los recursos públicos para cubrir pensiones y jubilaciones que crecen año con año, cuando sabemos que se lo han robado.

Dadas estas condiciones, en no mucho tiempo será imposible pagar las pensiones, por lo que en próximos días detallaré esta iniciativa que no representa una privatización sino una respuesta a las condiciones actuales que vive Veracruz, la cual privilegia la seguridad de los recursos de los trabajadores, garantice su pago y contemple la rendición de cuentas.