Muy “sácale punta”, el coordinador de la Comisión Estratégica de Elecciones del Comité

Ejecutivo Nacional del PAN, Santiago Creel Miranda –aparentando una bravuconería que

no mostró cuando en 2006 Felipe Calderón Hinojosa le sacó de la bolsa la candidatura del

partido blanquiazul a la Presidencia de la República, y tampoco cuando en 2008 Gustavo

Madero lo desplazó del liderazgo en el Senado–,vino este miércoles a Xalapa para cerrar

filas en torno a su candidato a gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, a quien le expresó

que “lo que te hagan a ti nos lo están haciendo a todos nosotros y esto no va a quedar

impune”.

El ex senador y ex secretario de Gobernación se quejó de la “guerra sucia”, “perversa”,

“degradante” y “canalla” que el PRI y el gobierno del estado han enderezado en contra de

Yunes Linares, por lo que advirtió que no permitirán que el priista Héctor Yunes Landa

gane la elección, pues inclusive amenazó con que el PAN podría romper el diálogo con el

presidente Enrique Peña Nieto en lo que resta de su administración federal.

Pero Creel, quien al igual que Yunes llegó a ser también muy cercano a la poderosa lideresa

magisterial Elba Esther Gordillo, actualmente presa por lavado de dinero, parece soslayar

dos situaciones: una, que de acuerdo con las más recientes encuestas, la contienda en

Veracruz se ha cerrado y que ahora el candidato a vencer es Cuitláhuac García Jiménez, del

Movimiento de Regeneración Nacional –quien ante el desplome del panista es el

abanderado opositor que ha mostrado una impresionante tendencia a la alza en las

preferencias electorales en las últimas tres semanas–, y, dos, que aparte del descontento

social contra el repudiado gobierno priista de Javier Duarte, otro de los principales factores

del sorprendente posicionamiento del diputado federal xalapeño con licencia se debe a la

campaña que viene realizando a la par el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel

López Obrador, el ex perredista a quien en 2006 el PAN le arrebató la Presidencia de la

República con la apabullante “guerra sucia”, “perversa”, “degradante” y “canalla” como de

la que hoy se quejan los del blanquiazul en la sucesión gubernamental veracruzana.

Y es que Creel y los demás líderes de Acción Nacional que ahora pretenden victimizar al

candidato de la alianza PAN-PRD, parecen olvidar cómo hace una década ganaron la

Presidencia de la República con Felipe Calderón, quien en diciembre de 2006 nombró a

Yunes director general del ISSSTE y luego, en 2010, lo impuso por primera vez como

candidato a la gubernatura, elección que perdió ante Javier Duarte, del PRI, por una

diferencia de aproximadamente 80 mil votos.

Calderón Hinojosa, que de acuerdo con las encuestas había iniciado la campaña

presidencial en tercer lugar, terminó imponiéndose oficialmente con un apretadísimo

margen de 0.56% en la votación a López Obrador, el ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de

México que en ese entonces fue postulado por el PRD, Convergencia y el Partido del

Trabajo, y el cual había arrancado la campaña con 20 puntos de ventaja sobre el priista

Roberto Madrazo, su más cercano competidor.

 

¿No hubo “guerra sucia” del PAN en esa elección? Como se recordará, el PRD, que ahora

se ha aliado en Veracruz con Acción Nacional para apoyar a Yunes Linares, solicitó la

anulación de los comicios citando múltiples irregularidades. Pero el Tribunal Electoral del

Poder Judicial de la Federación terminó validando el triunfo de Calderón pese a reconocer

la intromisión del entonces presidente Vicente Fox –otro ex jefe de Miguel Ángel y

también de Santiago Creel–, que pudo “poner en riesgo la elección e influir negativamente

sobre uno de los candidatos”, en alusión a López Obrador.

 

Y es que además de la intromisión del Ejecutivo Federal, entre las denuncias presentadas

por el PRD se mencionó el voto corporativo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la

Educación (SNTE), liderado entonces por Elba Esther Gordillo, la ex protectora política de

Yunes y gran amiga de Creel, así como la compra ilegal de tiempo televisivo por parte del

Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ideológicamente muy afín al PAN, para la

transmisión de mensajes hostiles al candidato perredista que encabezaba todas las

encuestas.

¿A Calderón y a Creel les importó que López Obrador, en protesta por el presunto fraude

electoral, bloqueara Paseo de la Reforma y “rompiera el diálogo” con el nuevo gobierno

panista? ¿Acaso no, el 1 de diciembre de 2006, el sucesor de Fox tuvo que entrar por la

puerta de atrás a la sede del Congreso de la Unión para rendir protesta formal como

Presidente de la República? ¿Qué no para legitimarse en el poder el michoacano se

parapetó en el Ejército, sacándolo a las calles con el pretexto de combatir al narcotráfico, lo

que desató una espiral de violencia que hasta la fecha no cesa en el país?

¿Qué dirá doña Margarita Zavala, esposa de Calderón, quien ha venido un par de veces a

Veracruz a apoyar la campaña de Yunes? Lástima que los panistas más íntegros y honestos

política e intelectualmente estén desertando o desapareciendo, como don Luis H. Álvarez.

PRECISIONES DE LA CMDHS

Fechado en la Ciudad de México y firmado por Gerardo del Moral, vocal de la

Confederación Mundial  Pro Derechos Humanos Segura A.C., esta asociación civil emitió

el siguiente comunicado sobre el caso de pederastia en que se ha involucrado al candidato

del PAN-PRD a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares:

“En los años de trabajo que tiene la asociación civil Confederación Mundial Pro Derechos

Humanos Segura  ha quedado demostrado que nosotros no juzgamos ni prejuzgamos; sin

embargo, tras las declaraciones emitidas este jueves por la señora Sandra Ortega Rivas,

desestimando los testimonios de la señorita Edith Encalada, una de las víctimas del

pederasta Jean Succar Kuri, nos vemos obligados a hacer las siguientes precisiones:

“El testimonio de Sandra Ortega puede estar desvirtuado por un conflicto de interés, no

solo por la presunta relación sentimental que tuvo con  Miguel Ángel Yunes Linares, hoy

candidato del PAN-PRD a la gubernatura del Estado de Veracruz, durante muchos años

sino porque fue beneficiada en términos económicos:

“De acuerdo con notas periodísticas, como por ejemplo del Diario AZ, del 25 de agosto del

2014, y una más de El Universal, la relación entre Ortega Rivas y Yunes Linares data desde

la década de los 90’s, cuando él era Secretario General de Gobierno del Estado de Veracruz

y ella constituyó dos empresas: Ortega Conceptos Publicitarios SA de CV y Flavio Octavio

Toledo Chávez; mediante las cuales firmaba como representante del Gobierno del Estado en

la subcontratación de anuncios publicitarios. Así se volvió la contratista exclusiva para la

producción y difusión de la totalidad de la publicidad oficial.

“Ortega Rivas fue también delegada del ISSSTE en la zona norte de la Ciudad de México,

cuando Yunes Linares era el Director General.  Ahí se comprobaron compras millonarias

de departamentos y una casa en la Ciudad de México, así como pagos millonarios a tarjetas

de crédito, de casi 300 mil pesos mensuales en promedio y traspasos bancarios de 6

millones de pesos a diversas cuentas a su nombre.

“Y dos de los hermanos de Sandra: Teodoro y Rossana, tuvieron también cargos directivos

en el ISSSTE. Rossana Ortega, debido a irregularidades cometidas como directora de

TURISSSTE, recibió 8 sanciones por parte de la Secretaría de la Función Pública.

“Si Edith Encalada mintiera, como afirma Sandra Ortega, ¿cómo se inició un proceso legal

contra Succar Kuri que culminó en una sentencia de 112 años de prisión, siendo Edith la

principal testigo? Si desde 2005 hay denuncias e incluso un libro, ¿por qué sale Sandra

Ortega a desmentir una década después?

“Incluso, este jueves, en la columna Arsenal, del respetado periodista, Francisco Garfias,

que publica Excélsior, Sofía Garfias Ortega aclaró que Miguel Ángel Yunes Linares fue su

padrastro, que sí convivieron con el pederasta Jean Succar Kuri y que nunca la tocó.

“Tras dichas declaraciones lo único cierto es que alguien miente, pero no Edith.

“Por eso como asociación civil, es nuestra responsabilidad seguir trabajando por los

derechos de las víctimas, como Edith, para que la justicia llegue a sus vidas pero, sobre

todo, para que ningún acto abominable como estos se repitan.”

Tan, tan.