* PRI, EN TERAPIA INTENSIVA

Consciente de que “la vida y la política imponen retos que no siempre está en manos de uno

resolver; pero hay que asumir con responsabilidad las consecuencias”, Manlio Fabio

Beltrones presentó este lunes su renuncia a la presidencia del CEN del PRI ante los

miembros de la Comisión Política Permanente, a los cuales, después de exponerles su

informe sobre los resultados electorales del pasado 5 de junio en 13 estados del país,

consideró necesario que estas y otras ideas se discutan y resuelvan en la próxima Asamblea

Nacional priista porque “nada puede posponerse”.

El sonorense reconoció que en los recientes comicios estatales “los electores dieron un

mensaje a políticas equivocadas y a políticos que incurrieron en excesos porque no tuvieron

conductas transparentes”, y “ante la sanción de la sociedad” parafraseó a Luis Donaldo

Colosio, ex dirigente nacional y ex candidato presidencial del PRI asesinado en marzo de

1994, quien solía decir que “lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten”.

Y es que luego de haber perdido 7 de las 12 gubernaturas disputadas –entre ellas las de

Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo y Durango, donde el PRI mantuvo el poder durante

87 años consecutivos–, Beltrones Rivera, quien advirtió a la nomenclatura priista que “no

es la numeralia electoral lo que está en juego” sino que “es, ni más ni menos, el proyecto de

Nación para el Siglo XXI”, sabe que no hay tiempo que perder ya que antes de la sucesión

presidencial de 2018 el partido tricolor debe prepararse para retener en 2017 los gobiernos

estatales de Coahuila, Nayarit y del Estado de México, considerado este último “la joya de

la corona” por ser la entidad nativa del presidente Enrique Peña Nieto y contar con el

mayor padrón de votantes de todo el país.

Pero en el caso de Veracruz otra vez también habrá comicios locales, ahora para renovar los

212 ayuntamientos del estado, de cuyo saldo dependerá en buena medida que el priismo

resurja con fuerza o se desmoralice aún más en la antesala de la elección de Presidente de la

República, la cual coincidirá con la del nuevo gobernador veracruzano cuyo periodo

administrativo volverá a ser de seis años a partir de 2018.

El pasado lunes 23 de mayo, dos semanas antes de los comicios, el diario La Jornada

publicó una amplia entrevista con el presidente Peña Nieto. Entre los múltiples temas que la

reportera Rosa Elvira Vargas le planteó al mandatario mexicano estuvo precisamente el de

las elecciones del domingo 5 de junio. La periodista le pidió al mexiquense su opinión

acerca de quienes decían que éste sería el arranque hacia la próxima sucesión presidencial.

 

“No creo mucho esto. Cada elección tiene su condición; ninguna puede proyectar un

resultado del mañana. De eso estoy absolutamente convencido. Cada una tiene su

condición, su dinámica, su juego, equilibrios, balances. Vamos a tener estos resultados.

Punto. ¿Y tienen que ver algo o sin proyección de lo que pueda ocurrir en 2018? Creo que

no”, contestó Peña a su entrevistadora.

Sin embargo, el catastrófico resultado obtenido por el PRI comandado por Beltrones –quien

previamente apostaba a ganar por lo menos 9 de las 12 gubernaturas–, ha sido interpretado

como un golpe letal a las aspiraciones presidenciales del sonorense, no obstante que el año

pasado, al asumir el liderazgo del Revolucionario Institucional, de inmediato mandó a

colocar un letrero en la puerta de su despacho que decía: “Se prohíbe pensar en el 2018.

Estamos trabajando en las elecciones del 2016”.

 

Ante el desastre electoral, Beltrones y sus allegados han filtrado en algunas columnas

políticas que los malos resultados, como en el caso de Veracruz, se habrían debido al voto

de castigo contra gobernantes priistas corruptos que no fueron separados de sus cargos ni

sancionados a tiempo, así como a la deslealtad de algunos miembros del gabinete

presidencial que aspiran a suceder a Peña en el 2018 y que habrían apoyado al PAN.

Con su renuncia a la dirigencia del CEN del PRI aparentemente el sonorense quedaría

descartado para la siguiente sucesión presidencial, aunque algunos analistas políticos se

resisten a darlo por muerto y se atreven a elucubrar que su salida del edificio tricolor de

Insurgentes Norte sólo formaría parte de su estrategia para deslindarse oportunamente del

grupo en el poder, el cual se prevé que en 2018 también sea duramente castigado en las

urnas por los actos de corrupción y de impunidad como la desaparición de los 43

estudiantes normalistas de Ayotzinapa, entre muchos otros.

Sin embargo, de momento, Beltrones ha dejado en la orfandad política al senador con

licencia Héctor Yunes Landa, quien parece haber digerido ya la derrota y se dispone a

buscar ser postulado otra vez a la gubernatura dentro de dos años. Pero Manlio fue uno de

los garantes de un acuerdo entre su compadre y el otro senador veracruzano Pepe Yunes

Zorrilla, quien también punteaba en las encuestas pero accedió a esperar la sucesión de

2018.

Empero entre ambos aspirantes no hay ni se avizora ruptura alguna, pues los dos saben que

para recuperar el gobierno del estado deben mantenerse unidos y sumar además a todas las

corrientes internas del partido tricolor, para lo cual será determinante elegir a un dirigente

estatal que aglutine al priismo y que no esté casado de antemano con un proyecto político

personal, para que en su momento sean las circunstancias y las preferencias electorales las

que decidan quién debe ser el candidato.

NALDY RODRIGUEZ SE APUNTA PARA EL IVAI

De los aspirantes que hasta ahora han respondido a la convocatoria del Congreso del estado

para ocupar el lugar vacante que dejó el comisionado Fernando Aguilera de Hombre en el

Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI), destaca el caso de Naldy Patricia

Rodríguez Lagunes, licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad

Veracruzana y maestra en Periodismo por la UV y la UNAM, quien este martes registró

oficialmente su candidatura ante la Junta de Coordinación Política de la LXIII Legislatura,

presentando entre la documentación requerida una carta de respaldo de la Rectoría de la

Universidad de Xalapa (UX), institución educativa donde imparte cátedra.

Con 13 años de trayectoria profesional en los medios de comunicación, Naldy Rodríguez ha

participado también como ponente en la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales de

la UV y como articulista invitada por el IVAI.

Rodríguez Lagunes consideró que en Veracruz también se debe dar espacio a quienes

ejercen el derecho de acceso a la información y el de protección de datos personales como

se ha concretado en Durango y la Ciudad de México, donde destacados periodistas en

activo forman parte de sus respectivos plenos.

La comunicadora y académica recordó precisamente que en el estado de Veracruz la

transparencia inició en 2006 con la Ley 848 y que el pasado 26 de mayo la LXIII

Legislatura aprobó la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública con

algunas observaciones, aunque todavía no se ha publicado en la Gaceta Oficial del Estado.