“En Veracruz nadie debe imponer

la sinrazón por la fuerza”

Yo

Cuál es la mano que mece la cuna

Si no fuera suficiente con el montón de problemas que enfrenta la administración

del gobernador Javier Duarte de Ochoa, por los señalamientos de malos manejos

administrativos, ayer se sumó otro que pasó de inmediato a ser noticia nacional y

condena a la violencia con lo que en nada ayudan al gobernante en funciones a

superar problemas y a tratar de concluir su administración dentro de un clima de

tranquilidad y civilidad política.

La información a que nos referimos da cuenta de que seguidores de los 400

Pueblos cercaron al gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, al líder

nacional del PAN, Ricardo Anaya, y a Santiago Creel Miranda, presidente de la

comisión de procesos electorales, quienes ofrecieron conferencia de prensa en la

explanada del Congreso Local para pedir a los diputados no votar al nuevo fiscal

anticorrupción.

Más de 300 personas rodearon el congreso y persiguieron a los

funcionarios a su salida del inmueble por la avenida Encanto, después aventaron

piedras, palos, botellas, rompiendo un cristal del coche, mientras los panistas

abandonaban en su camioneta el lugar.

Mientras en el CEN del PRI la presidenta interina Carolina Monroy habla de

la ética como un principio básico del comportamiento priista, aquí en Veracruz se

da un espectáculo de primitivismo vergonzoso, del cual de inmediato se deslindó

el gobernador Javier Duarte.

Saldo oficial de los comicios

Hoy vamos a presentar algo que muchos veracruzanos tienen pendiente y que es

el saldo en números de los comicios del pasado 5 de junio, datos que obtuvimos

directamente del OPLE, o sea, oficiales.

De acuerdo a las estadística de voto que el Organismo Público Local

Electoral (OPLE) usó para entregar la constancia de mayoría de la elección de

gobernador, en la elección del 5 de junio participaron 3 millones 68 mil 484

votantes, 47 mil 306 menos que en 2010 cuando acudieron a las urnas 3 millones

115 mil 790 electores.

El pasado 5 de junio, 1 millón 55 mil 541 votos determinaron que el panista

Miguel Ángel Yunes Linares gobernara el estado en los siguientes dos años, sin

embargo, un comparativo con la estadística de 2010 revela que en esta ocasión

disminuyó la participación de los electores y los votos que se le restaron al PRI y

al PAN sirvieron para que Morena se ubicara como la segunda fuerza en la

elección a Gobernador.

Morena capitaliza el voto de 2 de cada 10 ciudadanos. Del universo que

participó hace apenas un par de semanas, 809 mil 954 electores  sufragaron a

favor de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), a pesar de ser los

primeros comicios estatales en los que participa.

El voto corporativo y verde que había mantenido al PRI en la gubernatura

se pulverizó, y las constantes fracturas al interior del PAN y el PRD, PT y MC

permitieron a Cuitláhuac García ubicarse en la preferencia del electorado en 11 de

los 30 distritos electorales.

Morena, un partido con apenas dos años de creación, logró que el 26 por

ciento de los electores, le dieran su voto.

En distritos como Poza Rica, Xalapa I y II, Coatepec, Córdoba, Orizaba,

Camerino Z. Mendoza, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos I y II,  Morena

logró ganar, con una diferencia de dos a uno a su más cercano competidor, y en

otros casos se impuso en la delantera con apenas 200 votos más que el segundo

lugar.

El PAN perdió 200 mil votos

El panista Miguel Ángel Yunes Linares sumó 859 mil 278 votos con las siglas del

PAN; el PRD le aportó  139 mil 093 sufragios, y otros 57 mil 170 veracruzanos

respaldaron la  coalición Unidos Para Rescatar Veracruz, que sumó 1 millón 55 mil

541 votos, lo que representa el 34.40 por ciento.

El mismo candidato logró, en la elección de 2010, 1 millón 277 mil 151

votos, es decir, 221 mil 610 votos más que hace 20 días, y no obtuvo la

gubernatura. En 2010, el PAN se coaligó con Nueva Alianza y en esta ocasión el

partido del magisterio optó por irse con el PRI, al que sólo  aportó 44 mil votos, lo

que representa apenas el 1.46 por ciento de los sufragios.

El 5 de junio se logró imponer el voto azul en 13 de los 30 distritos

electorales y llama la atención que en algunos demarcaciones, como Emiliano

Zapata, Veracruz I y II, Boca del Río, Medellín y Huatusco, el PAN obtuvo más de

320 mil votos, lo que representa el 35 de los sufragios que le dieron el triunfo a

Yunes Linares.

El PRI pierde casi medio millón de votos

La Coalición Para Mejorar Veracruz, que integraron los partidos PRI, PVEM, AVE,

PANAL y Cardenista, logró un total de  929 mil 504 votos, perdió 427 mil votos en

relación a 2010, cuando 1 millón  300 mil veracruzanos respaldaron a Javier

Duarte. En la pasada elección participó coaligado  con el Verde y Alternativa

Veracruzana, y a pesar de que en esta ocasión logró integrar a más partidos a su

alianza, el voto simplemente se dividió. El tricolor logró el triunfo solo en 6 distritos

electorales y en algunos casos la revisión de los recursos de impugnación podría

derivar en la pérdida de votos, incluso que se reviertan los resultados.

El PRD se suma a la chiquillada

Los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento

Ciudadano (MC) se desplomaron en la presente elección, pues sólo lograron

sumar 225 mil votos, la mitad de lo obtenido en 2010, cuando compitieron en

alianza y lograron el 12 por ciento de la participación ciudadana, lo que se traduce

en 401 mil 839 votos.

El Sol Azteca se convirtió en la cuarta fuerza política, mientras que el PT y

MC están en riesgo de perder el registro a nivel estatal, pues apenas lograron el

1.61 y 1.21 por ciento de la votación de la elección de gobernador.

El CEN del PRI deja solo a Duarte

La presidenta del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Carolina Monroy del

Mazo, afirmó que no es ético ni correcto el paquete de nombramientos que

pretende hacer el gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, y que incluyen

al fiscal anticorrupción y el consejero del IVAI.

Afirmó que el partido no habrá de respaldar un solo acto u omisión contrario

a la legalidad, y Veracruz solo tendrá todo el respaldo institucional dentro de los

márgenes  y límites que establece la ley.

En conferencia de prensa al dar un posicionamiento sobre el caso Veracruz,

afirmó que jurídicamente son viables los nombramientos, pero no son éticos, pues

no son momentos para tomar decisiones de tanta trascendencia en medio de la

transición entre los gobiernos. Cuestionada sobre las 48 denuncias contra

funcionarios de Veracruz en la Auditoría Superior de la Federación (ASF),

respondió: “Nosotros no tenemos por qué responder, y menos avalar aquello que

no pudiera estar alineado a los principios institucionales o la legalidad”.

Advirtió que el PRI no consentirá ni respaldará a quien se le pruebe algún

incumplimiento de la Ley, y solo estará del lado de los veracruzanos y sus familias

Empieza la pasarela ante la PGR

Una señal que indica que, en efecto, el gobierno federal ha decidido intervenir en

Veracruz a fin de aplicar la ley a los corruptos de la presente administración, antes

de que tome posesión el panista Miguel Ángel Yunes, y sea él quien se lleve los

méritos, es que funcionarios y exfuncionarios de la administración de Javier Duarte

de Ochoa comenzaron a comparecer ante la delegación de la Procuraduría

General de la República (PGR). Por ejemplo, ayer el excontralor general del

Estado, Iván López Fernández, fue el primero en presentarse ante la autoridad

federal.

El siempre mal recordado “Burro” López dijo desconocer los motivos por los

cuales se le citó pero aseguró sentirse tranquilo porque dejó todo en orden en la

dependencia en que estuvo al frente.

A López Fernández le siguió el actual contralor Ricardo García Guzmán,

quien dijo que acudía a petición de la PGR pero sin confirmar si era por las

denuncias que presentó la Auditoría Superior de la Federación por posibles

desvíos de recursos que se detectaron en la revisión de las Cuentas Públicas

correspondientes a los ejercicios fiscales 2011, 2012 y 2013.

Falsa basificación

La decisión del gobernador Javier Duarte de Ochoa de basificar a todo el personal

de confianza del gobierno, de subdirectores para abajo, cayó muy bien entre los

miles de empleados que temen perder sus empleos al cambio de gobierno.

Aparentemente es un beneficio, pero lo que se intenta es seguir mermando la

capacidad de maniobra económica del gobierno de dos años que encabezará

Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha dicho que para tumbar esta decisión

expedirá un decreto de austeridad y someterá todas las basificaciones a una

revisión, de manera que quien cubra el perfil, cuente con la experiencia suficiente

en el desempeño de su trabajo y sea competente, se quedará, mientras que los

aviadores serán corridos de inmediato.

Reflexión

Hoy 30 de junio de 2016, los diputados del Congreso Local que voten a favor de

un par de nombramientos, pasarán a la historia de la ignominia, de quienes son

partidarios, a cambio de una lana, de asestar puñaladas por la espalda al pueblo.

Ya los estaremos recordando caso por caso. Escríbanos

mrossete@nullyahoo.com.mx formatosiete@nullgmail.com

www.formato7.com/columnistase