* LA ‘ETICA’ PRIISTA

Por supuesto que el gobernador Javier Duarte de Ochoa, por el amplio repudio popular a su

administración –a causa de la corrupción, la impunidad, la inseguridad y la impagable

deuda que tiene con medio mundo–, abonó en buena medida para que el PRI perdiera por

primera vez en la historia de Veracruz el gobierno del estado; pero tampoco fue el único

factor determinante para justificar la derrota del partido tricolor.

El candidato priista Héctor Yunes Landa y su equipo de campaña también cometieron

errores garrafales, y por su lado el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto igualmente

contribuyó al voto de castigo contra los abanderados del Revolucionario Institucional por la

serie de decisiones erráticas y omisiones que inconformaron e irritaron a sectores tan

antagónicos como el del magisterio disidente, la Iglesia católica y el de los empresarios.

Pero en 2018, cuando de nueva cuenta tenga que elegirse gobernador en Veracruz así como

al próximo Presidente de la República, en la entidad ya no va a estar Duarte de Ochoa para

endosarle nuevamente la anunciada derrota priista; en cambio, el gobierno federal

continuará en manos de Peña Nieto.

Y es que hace una semana, el pasado martes 28 de junio, en conferencia de prensa la

presidenta interina del CEN del PRI, Carolina Monroy del Mazo, enfocó sus baterías en

contra de Javier Duarte, reprobando que el mandatario veracruzano busque protegerse las

espaldas recurriendo a maniobras en el Congreso estatal.

“Nada ni nadie por encima de la ley. No habremos en el partido de respaldar un solo acto,

un solo dicho, un solo hecho que contravenga el Estado de Derecho”, advirtió la diputada

federal mexiquense y prima del presidente Peña Nieto, quien al preguntársele si era

legítimo que Duarte quiera cuidarse las espaldas promoviendo recursos en el Congreso,

respondió que “si bien es jurídicamente correcto, habría que analizar si lo es desde el punto

de vista ético”, puntualizando que en lo personal “pienso que no, porque a los ojos de

todos, a la luz de todos, no son momentos para tomar decisiones de tanta trascendencia”,

resumió la política oriunda del Estado de México, quien remarcó que su partido no tiene

por qué responder, y mucho menos avalar, aquello que no pudiera estar alineado a

principios institucionales y legales.

Por su parte, el secretario técnico del Consejo Político Nacional del PRI, Joaquín Hendricks

Díaz, también consideró que su partido debe revisar las decisiones de los gobernadores

salientes. “No es ésta una manera de satanizar a nadie ni de culpar anticipadamente a nadie,

pero tenemos que hacernos responsables todos de lo que son nuestras atribuciones y, sobre

todo, de escuchar la voz de la ciudadanía”, expresó el ex mandatario quintanarroense.

¿Por qué Monroy y Hendricks no le han hecho el mismo exhorto al presidente Peña Nieto y

a los diputados federales y senadores de su partido, quienes en la recién aprobada Ley 3de3

–vetada parcialmente por el jefe del Ejecutivo federal– se resistieron a cumplir con la

principal demanda de los 634 mil ciudadanos que con su firma exigían versiones públicas

de las declaraciones de los funcionarios de alto nivel?

¿Acaso no en su discurso de renuncia, el lunes 20 de junio pasado, el ex dirigente nacional

Manlio Fabio Beltrones había remarcado ante los miembros de la Comisión Política

Permanente del CEN priista que “es imprescindible, es necesario que reforcemos la

rendición de cuentas de los servidores públicos; de los legisladores y gobernantes que

emanan de las filas del PRI” y que “que oigamos y atendamos las demandas de castigo a la

corrupción y a la impunidad”, pues parafraseando a Luis Donaldo Colosio recordó que “lo

que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten”?

“No tengo duda: estamos obligados como nunca antes a escuchar la voz y reclamos de los

ciudadanos; de todos ellos, votantes priistas o de otros partidos que exigen mejores

resultados en sus gobiernos y combate a la corrupción e impunidad. Donde quiera que esta

se encuentre. Quieren que la modernidad se refleje en los bolsillos de las familias

mexicanas, que su trabajo sea mejor remunerado; servicios de salud de calidad y calidez;

vivienda digna; seguridad para sus hogares y sus ciudades. No están satisfechos con

solamente enterarse que ‘vamos bien’, sino que quieren ‘sentirse bien’”, expuso Beltrones,

quien en síntesis consideró necesario que la Presidencia de la República vaya contra los

corruptos, los impunes y los inútiles.

Pero el presidente Peña Nieto no se quiere deshacer de los lastres de su gabinete, pese a que

la economía es un desastre –el peso sigue devaluándose y acaban de subir los precios de las

gasolinas y de las tarifas de la energía eléctrica–; el país continúa bañado en sangre por los

grupos criminales impunes, y la ingobernabilidad en Oaxaca, ante el rechazo del magisterio

disidente a la reforma educativa, tiende a expandirse a otras entidades.

Este lunes, el diario capitalino El Universal dio a conocer una encuesta realizada por

Buendía&Laredo, la cual reveló que el índice de aprobación de Peña Nieto que en marzo de

este año, tres meses antes de las elecciones locales, era de 56 por ciento, ahora bajó ¡siete

puntos!, ya que el 63 por ciento de los encuestados reprueba “mucho o algo” su gestión.

¿Cómo le van a hacer los priistas para recuperar en 2018 la gubernatura de Veracruz y

retener la Presidencia de la República? Sólo que Peña sacudiera a su gabinete y empezara a

repartir manotazos en los estados que aún gobierna su partido. Pero la gran duda es si se

atreverá a hacerlo y cuándo, pues los priistas tienen el tiempo encima.

SE HACE NOTORIO PARA SER NOTARIO

Un funcionario estatal, asiduo lector de esta columna política, nos llamó este lunes para

hacernos la observación que la verdadera aspiración de José Ramón Cárdeno Shaadi,

secretario particular del gobernador Javier Duarte, es obtener la titularidad de una de las

Notarías Públicas vacantes, lo cual sería mucho más factible que ser magistrado de la nueva

Sala Especializada contra la corrupción adscrita al Tribunal de lo Contencioso

Administrativo, ya que dicho nombramiento tiene que ser aprobado por el Congreso local

mientras que la patente de fedatario público es otorgada directamente por el Jefe del

Ejecutivo del estado previo examen y aprobación del Colegio de Notarios.

Respecto a la mención que se hizo ayer en este mismo espacio periodístico sobre Reynaldo

Escobar Pérez, a quien se mencionaba también para ser propuesto para una de estas tres

nuevas magistraturas –recién aprobadas por la LXIII Legislatura, lo cual, según ha

trascendido, no ha sido bien visto por la mayoría de los actuales magistrados del Tribunal

Superior de Justicia del Estado–, el ex secretario de Gobierno y ex procurador general de

Justicia del estado nos dijo que hasta ahora no ha recibido ninguna invitación para

incorporarse al Poder Judicial, y que por el momento tiene planeado dedicarse a otro

proyecto político personal que coincidirá con la sucesión gubernamental de 2018, por lo

que dentro de unos meses comenzará a caminar por todo el estado.

Por cierto, Escobar Pérez será entrevistado este martes en el programa de televisión por

internet “Polaca a la veracruzana” que se transmite cada semana a las 21:00 horas en los

portales de Versiones.com.mx y Formato7.com, entre otras páginas web del norte, centro y

sur de Veracruz.