Por Xalapa: ¿Cuic, Luna o Moreira y Pipo?

Para el PRI, el proceso electoral siguiente, el de Presidencias Municipales, ha de ser sumamente complicado por donde se le mire. El objetivo no se tratará de ganar el mayor número de municipios o refrendar los que con alianzas y aliados suma 112… me temo que no… el objetivo del PRI se ha de concentrar en generar el mayor número de votos que no le hagan perder su tercer lugar en la preferencia electoral, bajo el riesgo de que el mismo PRD o cualquier otro partido, ya sin el mínimo respeto, ¡lo mandara al cuarto!

Así que, si se mantiene el malestar social, la inercia que ha agarrado Miguel Ángel Yunes Linares, la tendencia de Javier Duarte de Ochoa por generar antipatía mediática y por ende, entre la población, el PRI ha de tener que buscar a los mejores candidatos, sabedor de que los mandará a perder, pero que han de sumarle votos…

II

En el pasado proceso electoral cuando se eligió presidentes municipales por cuatro años, en alianza con Panal y Verde Ecologista, el PRI obtuvo 93 alcaldías que sumadas a las 16 del AVE y 3 del Cardenista (al final, no dejan de ser del PRI), sumaron 112 triunfos.

El PAN obtuvo 45 y el PRD 33, sin descontar los alcaldes que se dejaron envolver por el canto de las sirenas priistas y cambiaron siglas. El PT obtuvo 5 y Movimiento Ciudadano, 17. Sumando este párrafo, nos da 100 alcaldías. Muy nivelado el PRI con la oposición. Y hablamos de hace cuatro años. Se pudiera pensar en que el trabajo de los alcaldes del PRI y aliados ha de subsanar un poco ese doloroso trance que inició el 5 de junio, pero ¿por qué habría una diferencia el próximo año en el comportamiento del electorado con respecto al PRI o a partido que se le relacione como Nueva Alianza o Verde Ecologista?

A la gente, está claro, poco le importa el trabajo de los alcaldes priistas, aunque sea bueno, y basta poner dos ejemplos: Orizaba y Xalapa.

En la Pluviosilla, nadie puede negar que Juan Manuel Diez Francos le dio una nueva cara a Orizaba. Su trabajo es reconocido a nivel nacional tan así, que hoy por hoy, quien la visita, queda enamorado de ella; el segundo, a pesar de ser una ciudad complicada, Américo Zúñiga ha hecho un enorme esfuerzo por generar desarrollo en diversas colonias y darle a la ciudad la calidad de Capital del Estado con diversos eventos de corte cultural y otros, entre varios puntos… no obstante, en ambos municipios, los candidatos a diputados locales de sus partidos perdieron. Sí, a la gente en este momento, ya poco le importa el trabajo de los alcaldes priistas. Ya probaron la alternancia y están convencidos de que es posible…

III

Así las cosas, insisto, el PRI debe de mandar a sus mejores cartas en aras de ser competitivos a sabiendas de que ganar, será un verdadero milagro. Y más cuando por un lado, PAN-PRD (que han de ir en alianza), buscan una carta fuerte, creíble… aunque para ellos igual se les complique. ¿Por qué? Es claro que en la capital, la tendencia se inclina a la izquierda… ¿apostaría la alianza con Uriel Flores Aguayo a pesar de que en el pasado proceso electoral perdió? ¿O echaría la carne al asador con alguno de los Bernal? ¿Entonces con quién? ¿Con un panista? Si piensa en Cinthya Lobato, yo la descarto. Compitió y perdió pero se le cede una “pluri”. ¿Pedir licencia para competir tras una derrota? ¿Abel Cuevas Melo… otro que ya mordió el polvo en un proceso electoral? Bueno, la opción que podría tener el PAN-PRD sería apostar a una figura ciudadana… entonces surgen las figuras de dos empresarios: Carlos Luna Escudero y Nicanor Moreira, quien recientemente tuvo una reunión, precisamente, con Miguel Ángel Yunes Linares.

IV

Ojo… porque si Morena cumple su amenaza de enviar a Cuitláhuac García Jiménez a competir por la alcaldía, las cosas se complican… pero, ¿y los demás partidos? Afortunadamente ya quedan pocos. Y si nos basamos en la misma tesis de Morena, ¿por qué no pensar que el PES pudiera utilizar la misma táctica que López Obrador? ¿En qué sentido? Pues muy simple: Alejandro Vázquez Cuevas como candidato de Encuentro Social por la alcaldía de Xalapa. No es disparatado. Ya tiene una marca (Pipo), ya tiene un partido, es conocido en la ciudad, y además de significar una opción más para la Alternancia que ya probó la sociedad, generaría un morbo interesante… sólo imagine la posibilidad de que se volviera a repetir la historia de un Dante Delgado-Guillermo Zúñiga, Miguel Alemán-Hernández Villalpando y quizás un Yunes Linares-Pipo Vázquez…

Digo… ya entrados en la alternancia, cualquier cosa puede pasar…

 

smcainito@nullgmail.com