Raymundo Jiménez

Más que junio, cuando el OPLE lo declaró oficialmente ganador de la elección por la gubernatura, octubre va a ser el mes más difícil y decisivo para Miguel Ángel Yunes Linares, del PAN, pues luego de que la Procuraduría General de la República solicite el desafuero y libre las órdenes de aprehensión en contra del gobernador saliente Javier Duarte de Ochoa y coacusados por los presuntos delitos que les imputa el Sistema de Administración Tributaria (SAT), todo parece indicar que la dirigencia nacional del PRI va a desatar una fuerte campaña en contra de este ex priista veracruzano que ha sido acusado penalmente también ante la PGR de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Y es que si el propósito de la cúpula priista de proceder contra Duarte de Ochoa y colaboradores –a quienes inicialmente ya les suspendieron sus derechos como militantes–, así como en contra de otros gobernadores del tricolor que han dejado o están por entregar el poder, es reposicionar electoralmente al Revolucionario Institucional ante la proximidad de las elecciones en el Estado de México, el terruño del presidente Enrique Peña Nieto, y de la sucesión presidencial de 2018, entonces suena lógico que en esta estrategia política-mediática de combate a la corrupción el priismo intente empatar los cartones con el PAN en Veracruz, que es la tercera entidad del país con el mayor número de electores y donde también habrá comicios municipales en 2017.

A ello se atribuiría –según versión publicada por un diario porteño muy afín al mandatario electo del PAN– que el secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, haya afirmado supuestamente que “Yunes no tomará posesión como Gobernador”, aseveración que el funcionario estatal habría hecho ante los diputados electos de la alianza priista que este fin de semana se reunieron en un hotel de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río para analizar y preparar la agenda de la 64 Legislatura local que será instalada el 5 de noviembre próximo, aunque en dicha publicación se insinuó que el panista pudiera ser víctima de un atentado para impedir su arribo al poder debido al acoso policiaco que ha recibido también.

¿La PGR procederá contra Yunes Linares como actualmente lo está haciendo con el ex gobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés? Si la razzia al interior del PRI avalada obviamente por Peña Nieto busca reposicionar a su partido y recuperar un bastión electoral de la relevancia como Veracruz, se entendería que sí en caso de que hubiera elementos sólidos para hacerlo, lo cual se ha puesto en duda porque hasta el momento el ministerio público federal no ha hecho evidentes sus pesquisas como públicamente lo acaba de hacer con Javier Duarte y sus colaboradores implicados en el caso de las empresas “fantasma”.

Sin embargo, Miguel Ángel Yunes parece no estarse durmiendo en sus laureles. Este domingo, por ejemplo, difundió a través de su cuenta de Twitter una fotografía en la que parece estarle solicitando consejo a Diego Fernández de Cevallos, a quien Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial y líder nacional de Morena, identifica como el abogado de “la mafia del poder en México”. Yunes tuiteó: “Grata charla con mi querido amigo Diego Fernández de Cevallos; tiene una visión clara de los problemas nacionales.”

¿Se atreverá Peña a encarcelar a Duarte antes de que concluya su administración estatal, y luego hará lo mismo con el panista? ¿En esa suposición se basa Flavino Ríos –¿o qué otra información poseerá el secretario de Gobierno?– cuando según versión difundida por el diario Notiver, el funcionario duartista les habría dicho a los diputados electos de la alianza “Para mejorar Veracruz” que “Yunes no tomará posesión como Gobernador”? Si de veras lo dijo, ¡vaya “calambre” que les ha de haber metido a los legisladores priistas y aliados del duartismo que ya andan chaqueteando con Yunes, quien, por cierto, aún no es recibido en la residencia oficial de Los Pinos, como ya lo hizo Peña con otros gobernadores del PAN.

Uno de los acalambrados debió haber sido Rodrigo García Escalante, hijo del contralor Ricardo García Guzmán, quien junto con su hermano Ricardo García Escalante, alcalde de Pánuco, le organizaron una cálida recepción a Yunes Linares el sábado 17 de septiembre con motivo del foro del Plan Veracruzano de Desarrollo 2016-2018, no obstante que en su campaña electoral el candidato de la alianza PAN-PRD había acusado públicamente a García Guzmán que “te pusieron como Contralor para tapar la corrupción de Duarte, ¡esa es tu tarea!”, y que a su hijo, el edil, no lo han visto nunca los panuquenses  “porque vive en Xalapa y se la pasa en Boca del Río en los restaurantes, gastándose el dinero del Ayuntamiento de Pánuco, esa es la realidad”, reiterando que “lo que hicieron fue ganarse la presidencia municipal de Pánuco para robarse el dinero porque saben que el papá es el contralor del estado, y es la tapadera de Duarte y es la  tapadera del presidente municipal.”

Sin embargo, hace 16 días Yunes tuiteó: “Gracias a  @Rickygarciaes, alcalde de Pánuco, y a todos los habitantes de la huasteca por su cariñoso recibimiento.”

En un video de Anonymous que circula en las redes sociales, titulado “La verdad detrás de los Yunes y los García Guzmán”, se afirma que el panista “habló maravillas de los saqueadores más grandes de Veracruz” y fue obligado a “tragarse todas sus promesas de meter a la cárcel a Ricardo García Guzmán y a su familia”, porque el contralor tiene un “as bajo la manga” con el que “extorsionó” al gobernador electo: su sobrina Ericka Escalante Lagunes, la cual tuvo un hijo no reconocido con el senador Fernando Yunes Márquez, por lo que los habría amenazado con exhibir no sólo el ADN del niño sino con sacar también videos comprometedores y audios en los que el legislador del PAN presuntamente intimida a la madre soltera.

Ello obligaría a preguntar: ¿De veras habrá “cambio” con este Yunes en la gubernatura?

ALCALDE ‘AUSENTE’

Por cierto, este viernes 30 de septiembre, en la comunidad de Reventadero, municipio de Pánuco, hubo un evento relevante en el que fue muy notoria la ausencia del alcalde Ricardo García Escalante.

Y es que ese día, el senador priista Pepe Yunes Zorrilla entregó apoyos, maquinaria, equipos y proyectos para el sector agropecuario y pesquero de la zona norte del estado, lo cual fue posible gracias a su gestión directa.

Entre lo entregado por el senador veracruzano están 98 tractores y 36 equipos entre rastras, arados, sembradoras de precisión y cañones fumigadores. Tecnología de punta que le da certeza al sector agrícola para buscar ser más competitivo y eficiente.

Yunes Zorrilla también gestionó una bolsa de 660 millones de pesos que benefician a productores de Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Chiapas y Tabasco, como parte del Programa de Incentivos a la Producción de Oleaginosas, de los cuales a nuestra entidad le corresponden aproximadamente 45 millones de pesos.

“Esto se debe al trabajo, al compromiso del presidente Enrique Peña Nieto, que hay que reconocer que no obstante en momentos complicados, le sabe cumplir al campo veracruzano”, enfatizó el legislador priista nativo de Perote, quien afirmó que desde el Senado de la República “seguiremos haciendo causa con los temas que son de su interés. Estaremos pidiendo la atención del Gobierno de la República y lo haremos con claridad”.

Por su parte, Manuel Guerrero Sánchez, presidente del Comité Nacional Sistema Producto de Oleaginosas, manifestó que las gestiones del senador Pepe Yunes Zorrilla representan apoyos sin precedentes para el sector agrícola y le refrendó su respaldo.