Salvador Muñoz

En el escenario de señalamientos, acusaciones, sospechas de corrupción y enriquecimiento ilícito, así como de delincuencia organizada, ella nadaba “de a muertito”, sin hacer ruido, incluso, como si nada temiera ni debiera, y es eso, curiosamente, una deuda, la que la pone en la mira, si no bien de la Fiscalía General del Estado, por falta de credibilidad, sí desean que sea en la de la PGR, donde un abogado espera que la denuncia de su cliente sea atraída por las autoridades federales… ¡bienvenida al infierno duartista, Gina Domínguez!

II

La periodista Virginia Durán Campollo, vía abogado Tomás Mundo Arriasa, presenta querella contra la ex coordinadora de Comunicación Social del Gobierno del Estado por un adeudo de cinco millones de pesos por servicios prestados. Lo que podría ser un problema “por daño patrimonial”, raya en Delincuencia Organizada, cuando el abogado plantea tres teorías en torno a Gina Domínguez: Usurpación de funciones, enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En el caso de Usurpación de Funciones, comenta Mundo Arriasa que hay la sospecha de que haya violado el artículo 7 de la Ley Orgánica del Poder ejecutivo del Estado, en su fracción II; así como la Ley del Ejercicio Profesional, artículo 19, fracciones II y III, que en buen castellano se podría traducir en que no tenía título o que le fue expedido durante  el ejercicio de su función como encargada de la Comunicación Social del Estado.

III

En el segundo caso, mucho se ha hablado de cómo, en menos de dos sexenios, Gina Domínguez se hizo de bienes inmuebles no sólo ubicados en Veracruz, sino otros que están fuera del Estado y a nombre de su hermana, los que hoy, dicen, están a la venta. La leyenda urbana del robo perpetrado en su domicilio ubicado en Coatepec, donde supuestamente  sustrajeron 50 millones de pesos, da pie a expresar aquella frase que reza que ni el dinero ni el amor se pueden ocultar. Agregue empresas periodísticas, radiodifusoras, negocios, inmuebles como el que dicen, estaban ubicadas las oficinas de la Fundación Colosio. ¿Renta o filantropía?

Todo esto y más podría dar pie a los Datos de Prueba que serían indicios de un hecho delictivo y la participación en este caso, de Gina.

IV

La última teoría parte de la descripción de lo que es la delincuencia organizada: actividad delictiva de un grupo estructurado de tres o más personas que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico, político u otro beneficio de orden material… pareciera que si encajan a Gina en esta situación, no sería la única que entrara, desde la percepción social, en esta teoría.

Para ello, se solicitaría a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores las cuentas y montos a nombre de Gina; por Catastro, le pedirían a Domingo Yorio Saqui y al Registro Público de la Propiedad, información de los bienes inmuebles de Domínguez Colío (y en una de ésas, hasta de sus familiares); a García Guzmán, cuestionarían de su declaración patrimonial.

V

Un dato interesante es la Gaceta Oficial del Estado, del 31 de marzo del 2008, donde se restringe y da calidad de confidencial la información de la entonces Dirección General de Comunicación Social, entiéndase el manejo discrecional de los recursos asignados a dicha área, así como la Gaceta del 7 de julio del 2011, ¿con partida secreta para Gina Domínguez?

De aplicarse la Ley, confía Tomás Mundo Arriasa, para garantizar la reparación del daño (suponemos que a Virginia Durán Campollo aunque igual se espera que sea a los veracruzanos), se pediría el embargo de bienes y la inmovilización de cuentas y demás valores de Gina… claro, siempre y cuando la Fiscalía actúe como esperan los veracruzanos que actúe… y pensar que el infierno duartista puede alcanzar a Gina por cinco millones de pesos cuando se habla de que están en juego más de 200 mil millones…

En fin, Virginia Durán Campollo ya dio el primer paso… ¿será la única?; mientras, Gina dejó de “nadar de a muertito”…

smcainito@nullgmail.com