Salvador Muñoz

Durante la inauguración de la pavimentación con concreto hidráulico de las calles Argentina y Matamoros, hace ya cinco días, no sólo llamó la atención por el importante número de vecinos se concentraron para este evento en Xalapa, sino por los personajes que acompañaron al alcalde Américo Zúñiga Martínez: el senador Pepe Yunes Zorrilla y el diputado local Ricardo Ahued Bardahuil. Para muchos, la presencia del ex alcalde es una señal… ¿de qué? ¡Quién sabe! pero la siguen viendo como una señal.

Curiosamente, ese mismo día, viernes para ser exacto, el remate de mi opinión en torno a quienes suenan para ser postulados como candidatos por la presidencia municipal de la capital veracruzana, citaba el nombre de Ricardo Ahued con algo así: “parece que el PRD cede Xalapa al blanquiazul para que haya una designación celeste de candidato por la alcaldía… habrá que preguntarle a Rogelio Franco Castán… al menos que la izquierda tenga también a un empresario como candidato que, por supuesto, no ha de ser Ricardo Ahued”.

Sin embargo, un boletín del Sol Azteca estatal, pretende echar por los suelos mi prospectiva.

II

La parte medular del boletín reza: “Por esta razón, dentro de dicha evaluación, el PRD ha puesto en la mesa los resultados, trayectoria y compromiso del señor Ricardo Ahued Bardahuil como posible opción para contender el año próximo para la alcaldía de la ciudad, decisión que se da en el marco de los últimos acontecimientos con los que se relaciona, como diputado local, cuya referencia opositora a los atracos cometidos por una mayoría irresponsable y al servicio de Javier Duarte de Ochoa en detrimento de las y los veracruzanos, dan razones suficientes para considerar esta posibilidad, en vías de ofrecer a las y los capitalinos una alternativa de gobierno acorde con las vastas necesidades que presentan.”

Si bien los argumentos que cita este boletín son aceptables, pareciera ser más una respuesta al PAN de Pepe Mancha y ese rum-rum que suena insistentemente de que el blanquiazul ya tiene a su candidato, y sí, es un empresario, y no, no es Ricardo Ahued.

III

Dije “pareciera”, porque a veces, las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen, por lo que en dicho boletín del PRD estatal observo una omisión, quizás motivada por las prisas de ponerse al tú por tú el PRD estatal con su homólogo blanquiazul, más que por las ganas de buscar mujeres y hombres idóneos para ser propuestos como alternativas para gobernar: ¿A dónde deja a la militancia perredista?

Digo, porque si partimos de la misma tesis en la que colocan al diputado del PRI, Ricardo Ahued Bardahuil, en el sentido de ser un “referente opositor” al gobierno de Duarte, igual o mayor valor ha de tener un perredista que, en el mejor de los casos, se merece la oportunidad de buscar la alcaldía por su propio partido: Uriel Flores Aguayo.

Sí, se puede decir que viene de un fracaso electoral, pero entonces, al fijar la mira en Ricardo Ahued, más que ver las virtudes del empresario, se ven votos.

¡Claro! Si a ésas vamos, habría entonces que echar un ojo a la pasada contienda electoral, y ver qué partido dio más votos a Yunes Linares en la capital: el PAN o el PRD.

IV

Ahora, lo más interesante que puede tener esta posición del PRD Estatal con respecto a Ricardo Ahued, bien puede ser la lucha de fuerzas, pero fuerzas internas, al interior de la alianza, y no precisamente del PAN con PRD, sino de la alianza PAN-Gobernador electo. Así, cada candidato que postule el PAN por la vía de la dirigencia estatal del partido, es evidente que implica resta de fuerza para el Gobernador electo y a la vez, suma de fuerza para el primer panista de Veracruz, Pepe Mancha. Porque no es lo mismo tener en la capital del estado, un alcalde panista, que un alcalde yunista…