Raymundo Jiménez

No obstante que sólo cuatro días atrás Miguel Ángel Yunes Linares había retado públicamente al dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, a debatir sobre corrupción y el financiamiento a las campañas de los partidos, pues acusó que en las últimas semanas el líder priista “se ha referido de manera ofensiva a mi persona, pretendiendo convertirme en ‘baraja de cambio’ en el tema de corrupción que se sigue contra Javier Duarte”, este miércoles, para sorpresa de muchos, el gobernador electo del PAN rechazó enfrentar el próximo lunes a su antecesor Duarte de Ochoa en el noticiero matutino del periodista Carlos Loret, de Televisa, en el que el mandatario veracruzano dio la primicia de que solicitaría licencia al Congreso local para separarse de su cargo y dedicarse a responder legalmente todas las denuncias penales en las que ha sido involucrado por el panista.

La reacción de Yunes Linares en contra de Ochoa Reza se dio porque este sábado 8, en Villahermosa, Tabasco, había declarado que “estaremos muy atentos en el priismo de darle seguimiento al caso en particular de Veracruz, pero también exigiendo a las instituciones responsables que revisen los casos del ex gobernador Guillermo Padrés, de Sonora, panista, y del gobernador electo Miguel Ángel Yunes, panista de Veracruz”.

Yunes respondió virulentamente. “Es evidente que Ochoa no tiene ninguna autoridad moral para hablar de combate a la corrupción, porque no sólo es un encubridor de corruptos, sino que él mismo es un corrupto. Es conocido el hecho de que indebidamente cobró casi 1 millón 500 mil pesos como indemnización por haber dejado el cargo de director general de la CFE cuando lo nombraron presidente del PRI. Y esto es contrario a la ley y a la ética pública”, criticó el ex candidato de la alianza PAN-PRD.

Acusó al presidente del CEN del PRI de ser propietario de 50 taxis, lo cual, a su ver, es una “clara violación al artículo 95 párrafo tercero de la Ley de Movilidad del Distrito Federal”, porque ni personas físicas ni morales pueden ser titulares de más de cinco concesiones, para evitar prácticas monopólicas. “Antes de hablar de corrupción, Ochoa Reza debe devolver el dinero que le robó a los usuarios de la CFE y los 50 taxis que indebidamente explota”, consideró Yunes, quien lo retó “a debatir sobre el origen de los recursos con los que el PRI financia sus campañas porque tengo información que le interesará a los mexicanos”.

Este miércoles, sin embargo, ante la invitación que le hizo Loret a Duarte para que el próximo lunes debata con Yunes en su noticiero, el gobernador electo del PAN que siempre se ha caracterizado por ser “muy sácale punta” y encarar a sus críticos y enemigos políticos, en esta ocasión titubeó.  A la periodista Adela Micha le dijo que “pensará” si asiste o no a la convocatoria de la televisora, pues pretextó que su antecesor debe estar más preocupado en atender las investigaciones de la PGR que en buscar una confrontación.

Duarte, en cambio, a propuesta de Loret de Mola, aceptó regresar el próximo lunes a su programa para debatir en vivo con el panista. “Por supuesto que sí, te lo estaría agradeciendo. Para eso me estoy separando del cargo de gobernador. A partir de que el Congreso acepte mi licencia estoy de tiempo completo para esto. El lunes aquí nos vemos con Miguel Ángel Yunes para demostrar lo corrupto y la clase de delincuente que es. Repito, el que nada debe, nada teme”, respondió el priista.

¿Por qué Yunes está “pensando” si va o no a debatir con Duarte, si él mismo declaró este mismo miércoles que “yo vi a un tipo con una capacidad inaudita para mentir ante los medios”, ufanándose de que “yo tengo todos los elementos para demostrar que cada cosa que he dicho es verdad”, y anticipándole al periodista Ciro Gómez Leyva, vía Twitter, que “voy a presentar información contundente sobre Javier Duarte que va a cimbrar al país”?

Según dejó entrever Yunes, la decisión de Duarte sería una estrategia recomendada por los abogados del gobernador del PRI.

Y es que en la amplia entrevista que le realizó Loret de Mola, el mandatario veracruzano afirmó también tener pruebas contundentes para demostrar el presunto enriquecimiento ilícito de su adversario político y de sus hijos, uno de los cuales, el senador Fernando Yunes Márquez, figura como socio en dos de las tres empresas familiares que según la denuncia que presentó la Sección 32 del SNTE ante la PGR, durante cuatro años descontaron a través del ISSSTE los créditos otorgados al magisterio federal con intereses muy altos. Paradójicamente, Yunes Márquez, como presidente de la Comisión de Justicia del Senado, se acaba de encargar –junto con su tío, el senador priista Héctor Yunes Landa– de elegir a los nueve integrantes de la Comisión de Selección que designará al Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, el cual será sometido a votación del Pleno de la Cámara alta en la sesión de este jueves 13.

Poco después del mediodía de este miércoles, en un mensaje dirigido a los veracruzanos por la solicitud de licencia a la gubernatura, Javier Duarte enfatizó que “quienes instrumentaron una estrategia descalificatoria plagada de mentiras, tienen cuentas con la justicia que habrán de pagar.” Curiosamente, en conferencia de prensa, Yunes Linares acusó que “el régimen corrupto” está tratando de impedir que tome posesión como gobernador el 1 de diciembre próximo. ¿Por eso amaga con dar a conocer información sobre Duarte que “va a cimbrar al país” y en cambio reta al dirigente priista Ochoa Reza a “debatir sobre el origen de los recursos con los que el PRI financia sus campañas porque tengo información que le interesará a los mexicanos.”? ¡¡Ay, nanita!!