Diana, Eva, Tava y Gina

Salvador Muñoz

Ha de ser “la calor” para que todo el mundo ande alborotado, digo, para que este miércoles el tema de las pláticas, comentarios, chascarrillos y demás sean cuatro políticas… insisto: se ha de deber a “la calor”.

Empezamos por Diana Santiago Huesca, porque es el tema más “suavecito” (¿ha oído esa canción que con tanta bulla citan por todos lados? yo no).

Curiosidades de la política, pero en menos de dos días, le renuncian al PRI dos “Santiagos”. El primero fue el Negro José Luis, quien en rueda de prensa, anunció por “segunda ocasión” su escisión del partido…

Digo “segunda”, así, entrecomillado, porque recuerdo que en el 2003/04, cuando pretendió la candidatura a la alcaldía por Xalapa y no se la dieron, un día lo vi en el Hotel Victoria, encabezando una reunión en pro del candidato a la gubernatura por el PAN, en ese entonces Gerardo Buganza… al final, creo que Tío Fide perdonó su desliz y hasta lo hizo asesor de Carlos García Méndez en Sedecop.

Pero, nos alejamos del tema principal: Diana Santiago, quien renuncia al PRI y en la parte medular, cita lo siguiente (editado para su publicación): “en la actualidad, el ser mujer priista se ha vuelto una verdadera pesadilla; lejos de reconocer trabajo, lealtad e imagen institucional, se ha transformado en reconocer ‘talentos’ que nada tienen que ver con el trabajo de partido. Es muy triste que seamos tratadas como estadística, porcentaje, cuota, cuerpos torneados. Definitivamente habemos muchas que durante años hemos demostrado que somos más que eso, mucho más. Y sin embargo hoy somos desplazadas por otras mujeres emanadas de “padrinazgos”, con escasa o nula vocación política, pero que son en muchos de los casos manipuladas por quienes las proponen, lo que provoca que el trabajo sea en realidad poco efectivo o nulo.

“Peor aún, mujeres encumbradas, lejos de voltear y hacer algo por nuestro género, enferman de poder y quieren todo para sí, a costa de amafiarse con quien sea necesario con tal de seguir en las posiciones de poder.

“Y por último, lo más doloroso, la soledad abismal en la que una mujer sin padrinos políticos como yo, y sé perfecto que como yo muchas, nos vemos sumergidas cuando somos vilmente atacadas con mentiras y artimañas por impedir nuestro crecimiento político.”

A Diana Santiago Huesca, sin parentesco con el Negro, se suma la inconformidad del Grupo Unidos por Boca del Río, quienes junto con una treintena de simpatizantes, tomaron las instalaciones del PRI municipal ante la indiferencia a su trabajo partidista por años, para darle lugar a cotos de poder.

Eva y el género

Otra mujer que estuvo en el ojo del huracán fue Eva Cadena Sandoval, quien se presentó ante la Fiscalía a denunciar a quien le puso el 4, dijera el Peje… para que quede más claro: como si un agente de Tránsito que recibe una mordida, al ser sorprendido por un video, fuera a denunciar a quien le dio el embute.

Pero el caso de Eva hoy se banalizó por el carro en que llegó: un Mercedes Benz valuado en unos 800 mil pesos.

Es cuestión de enfoques. Bastaría con checar el estacionamiento del Congreso y ver los carros de nuestros diputados. Hay muchos que llegaron en taxi y hoy, a cinco meses, ya entran en su camioneta. Algunos, de segunda mano; otras, recién desempacadas de agencia.

El asunto no es el Mercedes. El asunto es el medio millón de pesos, en donde a todas luces, pareciera culpable y hoy, a todas luces, pareciera pretender ser la víctima. Dice el diputado José Kirsch que hay violencia política y de género contra Eva Cadena. Es posible. Aunque hay quienes dicen que la corrupción no tiene género aunque se escriba en femenino.

De los chocolates a los huevos tibios

Tava Ortega Arteaga, quien fuera presidenta de la pasada Legislatura, nuevamente vuelve a ser exhibida en las redes sociales; ahora, en una conversación que tiene con María del Carmen Castelán, operadora política del PRI en Pánuco, donde hay dos expresiones dirigidas en contra de Pepe Yunes Zorrilla y Renato Alarcón Guevara. Al primero, le dice que es un “huevos tibios”; al segundo, que es un pendejo.

El asunto ofendió a muchos y muchas. Lo peor es que esto, de cierto modo, se da en todos los círculos: “Hablar mal de quien no está”. …

Se enfatiza que es la segunda conversación que sacan de Tava Ortega. La primera fue la que tiene con Callejas Arroyo y se habla de que ella era la encargada de darle sus “chocolates” a la oposición para que aprobaran las iniciativas del Gobernador en turno.

De manera particular, Tava Ortega debe estar más que preocupada, porque si ya hubo dos conversaciones filtradas, puede entonces haber más. De manera general, creo que muchos deberían de preocuparse por lo que platican por teléfono, porque si eso le hacen a Tava, cuantimás a cualquier persona.

Gina: Trabajo y sospechas

Gina por fin salió. Responde a los cuestionamientos y señalamientos que se le hacen en “Animal Político” pero dirige sus baterías hacia Alberto Silva Ramos.

Domínguez Colio ha sido de las funcionarias más criticadas en lo que fue la Coordinación de Comunicación Social. Lo cierto es que durante su administración hizo, en términos de imagen, lo que cualquier político quisiera: Llevarse las primeras planas ¡y en positivo! en un alto porcentaje de periódicos locales ¿Cómo lo hizo? Bueno, esa respuesta la tiene cada dueño de medio y ella misma, en la proporción de la responsabilidad que le concede su papel… una, como empleada del Gobernador; el otro, como portavoz de la sociedad.

¡Vamos! Hoy, muchos de esos medios actúan como Eva Cadena: como si fueran víctimas, como si les hubieran puesto un 4…

El papel de Gina Domínguez, como coordinadora de Comunicación, en su momento, respondió a los intereses de su jefe y eso hay que reconocerle… no cualquiera. Ahora, si la Coordinadora se fue “cabezona”, si a muchos, sus bienes se les hacen que son producto de males, que sean las autoridades, en este caso la Fiscalía General del Estado, que lo determinen, aunque el juicio de muchos columnistas, periodistas, ya está dado.

smcainito@nullgmail.com