Elección de Estado

José Ortiz Medina

Hay en el horizonte veracruzano señales ominosas, oprobiosas, de una inminente elección de Estado en Veracruz. Compra y coacción del voto, cientos de miles de despensas, láminas, cemento, cerdos, gallinas, semillas, etc. o amenazas a alcaldes de partidos diferentes al PAN para que apoyen a los candidatos azules-amarillos, so pena de resultar encarcelados por sus trastupijes, venta de combustible robado, giros negros, anuencia para venta de droga, etc. Incluso, diputados federales y uno que otro local, hasta hace unos meses duartistas, operarán en sus municipios para que el demonio azul les perdone todos sus pecados. Órganos electorales a su merced. Sólo cambiaron de amo.

Vuelven las mismas prácticas priistas, pues al fin y al cabo el nuevo Mandamás trae el gen priista hasta el tuétano. La misma gata, sólo que ahora revolcada y azulada.

El nuevo proyecto presidencial bien lo vale. Hacer presidente municipal al vástago, bien lo vale. Hacer gobernador al otro retoño en 2018, también lo vale. ¿Y los ciudadanos? Esos que se frieguen. Que coman bien una semana o quince días con la venta del voto, aunque luego no tengan ni qué tragar.

¿Qué diferencia hay entre el voraz Javier Duarte y la nueva clase gobernante? Ninguna. Salvo cuatro o cinco municipios importantes que ganará MORENA, todo parece indicar que el resto se pintará de azul y amarillo. ¿Y el PRI?, pues puras rancherías. 40 o 45. No más. Las migajas, para Panal. La otra chiquillada, como el chinito, nomás “milando”.

Sabedor de estos escenarios, es por eso que el Jefe ordenó a sus esbirros destaparlo para la “Grande”. Los halagüeños resultados del 4 de junio serán la carta fuerte para disputar la postulación a Los Pinos.

Enrique Peña Nieto no se dará por agraviado por el revés a su partido en tierras jarochas, con tal de que su nuevo aliado le dé una tunda al partido de Andrés Manuel López Obrador, su enemigo en común. “Hay que frenarlo a costa de lo que sea”, tal vez digan, festinando la derrota anticipada del tabasqueño.

Inseguridad, violencia, desempleo, empujarán el voto de castigo en contra del huésped de Palacio; pero será más fuerte el voto de la necesidad en las comunidades pobres. Bienvenidos el próximo domingo a los nuevos Juegos del Hambre.

IVM, monumento a la opacidad

Como casi siempre que alguien se refiere a otra persona “con todo respeto” para, por el contrario, faltárselo, así la encargada del despacho del Instituto Veracruzano de las Mujeres, la panista Sara Gabriela Palacios, al tocar el tema de las once ex integrantes del Consejo Consultivo de ese organismo que renunciaron por ausencia de condiciones para continuar con su labor.

Sara Gabriela Palacios salió con que “respeto a las once grandes mujeres que se fueron, pero también es un hecho que hay más de once mujeres en el estado que conocen el tema de género”.

Lo que resulta inverosímil es que alegó que lo que las hoy ex consejeras le exigían era información sobre lo que hace el IVM. “Casi casi querían que yo me parara frente a ellas a dar un informe y por ley no me corresponde”. Sin embargo, cuando se le cuestionó sobre la filtración de información sobre la contratación de algunas de ellas para brindar servicios de consultoría al instituto, con el objetivo de desacreditarlas, Palacios se lavó las manos diciendo que para eso está la Unidad de Transparencia.

Y contrario a la dilación para ratificar a una directora del IVM, que lleva acéfalo seis meses, apenas renunciaron las once mujeres del Consejo Consultivo y ya se estaba lanzando la convocatoria para designar a sus sustitutas, que si siguen en la misma lógica de cómo integraron el Consejo Social, seguro también van a ser panistas en su mayoría.

¿Y la defensa de las mujeres veracruzanas, que siguen sufriendo violencia en todo el territorio? Bien, gracias. La grilla panista es primero.

 

Coloca Miyuli operador panista en Tránsito en Orizaba

y el alcalde ordena que se dejen de cobrar infracciones

Tremendo berrinche hizo el presidente municipal de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, luego de que el Gobierno del Estado destituyó a Carlos Rivelino Votte como delegado de Tránsito Municipal en la Pluviosilla, y nombrara en su lugar al panista Martín Badillo Flores.

Alegando que el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares no respetó los acuerdos sobre la municipalización del servicio de tránsito, Diez Francos anunció que a partir de este jueves no se cobrarán multas en Orizaba, puesto que el personal es pagado por el Ayuntamiento, y se llevó patrullas y elementos a la sede de la Inspección de Policía ubicada en el terreno conocido como Tugrablock.

La disputa política en Orizaba está que arde, pues Diez Francos está empecinado en dejar como su sucesor a un incondicional suyo, el también empresario Igor Rojí, mientras que los panistas suspiran por arrebatarle el control de la ciudad, que mantiene desde hace unos diez años, a través de Daniel Zairick, familiar de Alejandro Zairick, actual secretario de Desarrollo Económico del yunismo.

Fiel a su estilo, Diez Francos retó al gobierno yunista: “hasta el día 31 de diciembre, el que nombra al delegado de Tránsito es Juan Manuel Diez, que es el alcalde de Orizaba, porque así está autorizado por la Legislatura. No va a venir un Gobierno del Estado, por muy fuerte que sea, a avasallar. Y si nos va a amenazar con auditorías, vengan las auditorías”, sostuvo el edil.

Pues a ver de qué cuero salen más correas.

 

Guerra de percepción

Un lector que pidió reservar su nombre, nos mandó la siguiente reflexión:
“La estrategia del PAN es archiconocida: mandar encuestas al terminar la contienda por el voto. Ya en la veda electoral, ningún candidato puede hacer una réplica de esos números. Viene al caso por las encuestas que subió a su facebook Luis Santoyo Domínguez, hermano de Rafael Santoyo Domínguez amigo personal de Felipe Calderón y de Salvador Santoyo Dominguez ex funcionario del PAN municipal de Xalapa. Específicamente, las encuestas enfocadas a Xalapa y Coatepec, las que evidentemente tienen el mismo patrón, fueron hechas en dos días, y los porcentajes extrañamente coinciden. Para ubicar la credibilidad en estas encuestas, habría que remontarse a la elección municipal pasada en la ciudad de Xalapa donde Santoyo y Asociados le daba un empate técnico o un ligero triunfo a Abel Cuevas Melo con Américo Zuñiga Martínez. A la hora de la votación, lo desmintieron quedando Abel con 23% y Américo con 38%. Nada que ver con la encuesta de Santoyo”.