Minerales: los tesoros de la Tierra

Ciudad de México. 1 de junio de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Los minerales son elementos presentes en la mayoría de los entornos humanos, desde los muros y vidrios que constituyen casas y oficinas, pasando por los cables que proveen de electricidad o telecomunicaciones, hasta en los fertilizantes que se utilizan en los ambientes urbanos para producir los alimentos.

1 HEAD minerales0106

La palabra mineral también está presente en el lenguaje cotidiano, en donde se le da un uso muy variable. Se le dice mineral a los metales como el oro y la plata, pero también se le llama agua mineral a la bebida gaseosa que se vende en los establecimientos o se habla de los minerales en los alimentos. Pero estos últimos no cumplen estrictamente con las características para considerarlos como minerales.

El doctor Carles Canet Miquel, investigador y secretario académico del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aclara que los minerales son cualquier sólido de origen natural que posee una estructura cristalina, es decir, que sus átomos están ordenados en un arreglo periódico y simétrico, además, los minerales poseen una composición química definida que se puede escribir con una fórmula, lo cual descarta muchos materiales que tal vez podríamos confundir con minerales.

Los minerales son los constituyentes esenciales de la tierra sólida y deben haberse producido por eventos geológicos, dentro o fuera del planeta Tierra, sin la intervención del ser humano.

La explotación y el uso de estos materiales ha sido motivo de avances tecnológicos, guerras, huelgas y eventos históricos críticos. Y en el libro Yacimientos minerales: Los tesoros de la Tierra, de la colección La Ciencia para Todos del Fondo de Cultura Económica (FCE), Carles Canet y Antoni Camprubí abordan la minería desde varias dimensiones, asociándola tanto a elementos de riqueza y progreso, como a procesos de explotación, pobreza y afectación al ambiente.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt (AIC), Carles Canet (CC) detalla sobre esta influencia de la minería en el desarrollo de las civilizaciones humanas y sobre las posibilidades de una industria minera menos agresiva con el ambiente.

En el libro del que eres coautor llaman tesoros a los minerales, ¿pero en verdad son tan valiosos para las sociedades humanas?

Sí, a tal grado que lo que ha definido la evolución de las distintas civilizaciones humanas ha sido su dominio de las tecnologías para extraer y usar los minerales. Por eso es que se habla de la Edad de Piedra, la Edad de Hierro, el Neolítico, el Paleolítico, la Edad de Cobre, etcétera. Entonces, realmente esas tecnologías, primero líticas y después metalúrgicas, fueron las que definieron el desarrollo de todas las civilizaciones, el poderío militar y demás avances tecnológicos.

1 Carles Canet MiquelCarles Canet Miquel.Y, hoy en día, la mayoría de objetos que nos rodean tiene componentes que son de origen mineral y se han extraído de la Tierra, materiales de construcción, minerales energéticos o sustancias que tienen infinidad de usos, desde el papel que tiene arcillas como la caolinita, los muros y el concreto.

¿A qué te refieres con minerales energéticos?

A los minerales que se pueden usar para producir energía, como por ejemplo los minerales de uranio.

¿La minería en México se practicaba desde antes de la llegada de los españoles al continente?

Sin duda ya se practicaba. Precisamente en ese tema estamos trabajando, con un proyecto de la Unesco que es el geoparque Comarca Minera, que es un proyecto en el estado de Hidalgo que trata de conservar un lugar de importancia internacional por la minería que ha habido históricamente.

¿Qué tipo de minería se practicaba en la Comarca Minera?

La minería más famosa que ha habido en la Comarca Minera es minería de plata, minería metálica, que evidentemente fue potenciada durante la Colonia, pero tuvo su auge realmente hasta hace unas pocas décadas, cuando unos pocos distritos en el centro del estado de Hidalgo extrajeron el seis por ciento de toda la plata del mundo. Pero lo que hemos visto, y lo que se sabe, es que también hay vestigios de minería prehispánica.

La minería prehispánica, en general, está enfocada a la obtención de materiales no metálicos, principalmente la obsidiana. En el caso del geoparque, uno de los geositios, es decir, uno de los lugares que se protegen y que a la vez se potencia para que las personas lo visiten, es una de las minas más importantes de Mesoamérica. Esta mina le dio primero a toltecas y luego a los aztecas un poderío industrial y militar que incluso les permitía dominar a los pueblos circundantes y tener una política expansionista. Y eso fue gracias a que dominaba importantes yacimientos de obsidiana.

Esa obsidiana, la obsidiana de Hidalgo, me comentaban algunos expertos, se encontró incluso en museos de antropología en Guatemala. Eso quiere decir que no solo había una minería organizada y con nociones de ingeniería —donde había galerías y minas, algunas todavía vigentes hoy en día, explotadas artesanalmente por los ejidatarios—, sino que había un comercio casi en el sentido moderno de lo que es el comercio de materias primas, pues se encontró, repito, en Guatemala y otras partes de Centroamérica.

¿Cómo cambian las tecnologías mineras con la llegada de los españoles?

La tecnología fue evolucionando durante la Colonia y también después, se formaron los reales, y las zonas que tenían minería fueron zonas con un gran auge económico. Y bueno, al inicio solo se explotaban las partes más ricas y más superficiales de las vetas, que era lo que tecnológicamente se podía extraer. Y así fue durante mucho tiempo, en realidad lo que se podía sacar de las minas era poquito. Lo que sucedió precisamente en México, si no me equivoco a mediados o finales del siglo XVIII, y que supuso una revolución económica e industrial en todo el mundo, es que se desarrolló un método metalúrgico más eficiente llamado el método de patio.

Este método utiliza las propiedades del mercurio para amalgamar o extraer la plata de los minerales y permitió hacer una minería más eficiente que enriqueció muchísimo, por ejemplo, a los propietarios de las minas. Hoy lo podemos ver porque pueblos como Taxco, Real del Monte, tienen catedrales y, bueno, finalmente, es un legado del que hoy en día los habitantes pueden disfrutar o aprovechar turísticamente.

Obviamente también tuvo repercusiones negativas porque el mercurio es un elemento tóxico para los seres vivos y el ser humano, y trajo problemas ambientales que todavía hoy se acarrean.

¿Qué tipo de impactos causa la minería en el ambiente?

La minería tiene muchos impactos en el medio ambiente. Hoy en día, estos impactos se pueden, si no eliminar, sí controlar o minimizar. Pero durante siglos no fue así, durante casi 400 años de minería metálica intensa en México no hubo ninguna preocupación por este sentido.

Lo que eso produjo es lo que hoy se considera como un pasivo ambiental, que son las grandes cantidades de residuos mineros que siguen liberando metales al ambiente.

1 TierraEsto sucede porque en los residuos mineros se va todo lo que no interesa. Entonces todos los elementos que acompañan a los elementos económicos, pero que no serán aprovechados —como el antimonio, el arsénico o el plomo cuando no está en cantidades importantes o no era el elemento que se quería extraer—, se van liberando a los acuíferos, a los ríos, o al aire en forma de partículas que el viento va transportando a distancias muy grandes.

Estos metales son componentes naturales de la tierra, entonces ¿el problema es que antes no estaban expuestos?

Claro, estaban encapsulados en los yacimientos minerales y lo que hizo la minería fue exponerlos. Y no solo esto, sino que la mayoría de los residuos mineros están molidos y por ello tienen una reactividad mucho más grande. De ser una roca o una formación geológica, pasan a ser un material arenoso que interacciona con el agua de la lluvia y muchos elementos ambientales más, lo que empieza a ser un problema.

Las zonas mineralizadas tienen de forma natural niveles altos de elementos tóxicos, pero no tan altos. Es muy importante estudiar estos niveles naturales para establecer las líneas base, como las llamamos, y si hay que pedir una responsabilidad o una restauración saber cuál era el punto de partida. Tampoco podemos pretender que en una zona donde hay yacimientos minerales no exista el arsénico cuando este es un elemento natural en todas las rocas, especialmente en esas zonas.

¿Qué soluciones se han encontrado para evitar la contaminación por actividades mineras?

Hoy en día, la minería que no es informal está muy regulada y restringida bajo normas ambientales bastante estrictas, similares a las que hay en Canadá o en otros países. Entonces, en principio la mina tiene que apegarse a esas regulaciones independientemente de quién sea el propietario de la mina o de qué país venga, la regulación que tiene que seguir es la de acá (México).

En esta regulación hay planes que controlan que los residuos mineros estén en zonas más o menos selladas, donde no se infiltren los lixiviados hacia los acuíferos. O incluso que aseguran que en los lugares donde hay minas a cielo abierto no quede una cicatriz tan fuerte en el paisaje, proponiendo hacer una restauración con vegetación natural y demás medidas. Digamos que allí es un campo importante donde interviene la ingeniería ambiental y otros estudios.

¿El reciclaje de minerales es una opción?

Claro, es una opción y debe ser la opción principal, pero no alcanza a cubrir la demanda. Aun si hubiera un reciclaje eficiente y total, o muy extenso, no se cubriría la demanda.

1 pierre0106Por ejemplo, el reciclaje ya se practica, mucho acero se produce no por el mineral de hierro sino por chatarra, y aunque cada vez tiene que ser más, aun así no se cubre la demanda. Además hay materias que no se van a poder reciclar, minerales que ya no se van a recuperar nunca como por ejemplo el concreto, que construyes y allí se queda.

¿Aún se puede mejorar los procesos de reciclaje?

Yo creo que están regulados por el mercado, cuando el reciclaje es económicamente viable entonces se da y se hace bastante eficiente, pero no siempre es económicamente viable y eso no significa que no deba de hacerse. Tal vez deberíamos reciclar aunque no fuera económicamente viable, para reducir el impacto sobre el planeta que implica tener más minería.

¿Es más barato explotar una mina que reciclar?

En ocasiones sí, aunque no siempre, y depende de los precios y del tipo de material, pero en la mayoría de materias primas minerales se necesita todavía la minería y yo creo que así va a seguir por mucho tiempo.

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.