APUNTES

Manuel Rosete Chávez

“Dios perdona todo y a todos, incluso a Duarte,

siempre y cuando devuelva lo que se robó”.

Luis Felipe Martín del Campo

¡Basta de simulaciones!

Ante la grave situación de inseguridad que vivimos los veracruzanos, que sigue en aumento y nos alcanza así estemos dentro de nuestras casas, que ya no son garantía de protección porque la delincuencia con gran facilidad fuerza una chapa y se mete para atacarnos; y por otro lado, las ansias del gobernador por participar “como testigo” en el caso Duarte, las organizaciones civiles, políticas y religiosas, comienzan a protestar y a exigir al mandatario veracruzano que se aplique al cien por ciento en su compromiso de gobernar y que deje que las autoridades de la PGR continúen con el proceso penal que se le sigue al más corrupto de todos los políticos que ha habido en la entidad.

No es justo que se sigan perdiendo vidas, que el baño de sangre continúe afectando a familias completas y comunidades, sin que haya nadie que se preocupe por detener el avance impune de la delincuencia que ha encontrado en Veracruz un paraíso para actuar a sus anchas.

Ayer, el presidente de la Red Evangélica de Veracruz, Guillermo Trujillo Álvarez, invitó al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a trabajar en el tema de seguridad, así como se prestó a presentar pruebas en el caso Duarte, pues advirtió que en el estado sigue habiendo asesinatos, secuestros, ejecuciones, desapariciones y extorsiones.

“Creo que así como tiene el ánimo de ser testigo en un caso tan fuerte para los veracruzanos, como es el caso de Javier Duarte, su esposa y sus colaboradores, y dice que tiene pruebas, pero también le pedimos que tenga pruebas de la seguridad de Veracruz”.

En rueda de prensa, el pastor evangélico sugirió al mandatario estatal ejecutar una investigación para mejorar la seguridad en Veracruz, tal cual como lo ha hecho en el caso del exgobernador, “por qué no también se pone a investigar, le pedimos que investigue él o su gente lo que nos está sucediendo en Veracruz”.

Sobre el caso que se lleva en contra de Javier Duarte, Trujillo Álvarez opina que todo continúa igual, ya que a Duarte sólo se le vinculó a un proceso de investigación, y a que se presenten más pruebas.

Señaló que es necesario que se llame a todos los involucrados, como en el caso de algunos diputados federales que se hicieron millonarios con el dinero saqueado de las arcas del estado.

Y lanzó la pregunta: “¿Dónde quedaron esos funcionarios, las obras no ejecutadas, toda una red de corrupción y que involucra a muchos que ahora tienen fuero? El caso Duarte es el que más ha lastimado a Veracruz”. Por ello exigió todo el peso de la ley sobre el exmandatario.

Javidú ha sido virtualmente exonerado

Periodistas como Julio Hernández López, autor de la columna “Astillero” que se publica en el diario de circulación nacional La Jornada, tienen acceso a información privilegiada, de primer nivel, gracias al prestigio que han acumulado a lo largo de muchos años de trabajo periodístico y al rigor ético con el que conducen su trabajo. Por eso es importante lo que dicen en temas como el del exgobernador Javier Duarte de Ochoa.

En su columna de este lunes, Julio Hernández López publica:“parecería absurdo que el gobierno federal celebre, como una especie de triunfo de último minuto, la sujeción a proceso judicial de Javier N, alias Javier Duarte de Ochoa, el personaje que simboliza los excesos delictivos de los políticos mexicanos.

“Es, desde luego, un júbilo oficial envenenado, tramposo. Se festeja con ínfulas victoriosas someter a juicio al exgobernador de Veracruz, como si este hecho fuera suficiente por sí mismo, cuando, en términos reales, se regaló a la acuciosa defensa de Duarte de Ochoa toda una plantación de errores, imprecisiones y torpezas que podrán ser cosechadas con sentido exculpatorio más adelante, pasadas las elecciones presidenciales, acaso ya en el tramo final de la cómplice administración peñista.

“El juego de las apariencias justicieras entró a partir de este sábado reciente en una etapa de latencia: el actoral personaje conocido comoJavidú queda a resguardo en una cárcel de jurisdicción capitalina (a pesar de que el gobierno de Miguel Ángel Mancera ha advertido que no tiene las condiciones adecuadas para cuidar de un interno de las características del veracruzano), en espera de que la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) encuentren, en el plazo de seis meses, más datos que refuercen las acusaciones hasta ahora enderezadas contra el rotundo amigo del inquilinaje actual de Los Pinos.

“Cuando se retome el caso Javidú, en enero del año próximo, ya estará centrada la atención pública en los detalles de la contienda global que desde ahora se prevé fragorosa (Presidencia de la República, algunas gubernaturas, Congreso federal en sus dos cámaras y, en determinados casos, legislaturas estatales y presidencias municipales).”

En otra parte de “Astillero”, el comentarista político dice: “Por cierto, parece necesario reproducir aquí lo publicado en esta columna elpasado6pues se sigue propiciando mediáticamente la expectativa de que a Duarte de Ochoa se le podrá castigar por la totalidad de los presuntos delitos cometidos durante su paso por el gobierno de Veracruz, y que algunos añadidos podrán darse conforme aparezcan datos e indicios. No hay tal: Javier Duarte de Ochoa no podrá ser juzgado por acusaciones distintas de aquellas que fueron ya presentadas puntualmente por la administración de Enrique Peña Nieto en Guatemala para pedir su extradición (salvo, claro está, por los delitos de otra índole que cometiera en adelante, por ejemplo, en la propia cárcel mexicana).

“Dicho de otra manera: Javidú (…) ha sido virtualmente exonerado del resto de hechos delictivos que cometió como gobernador de Veracruz y sólo deberá responder por el reducido número de casos concretos que sustentó la Procuraduría General de la República y los que presentó la manejable fiscalía veracruzana. Sólo por esos casos, ni uno más.”…!Sopas ca…!

Imputaciones vagas e imprecisas: Del Toro

Y vean si no hay razón para pensar que las observaciones del periodista Julio Hernández López son correctas. Para Marco Antonio del Toro, abogado defensor de Javier Duarte de Ochoa, el Ministerio Público (MP) presentó una formulación de imputación muy vaga e imprecisa contra el ex gobernador de Veracruz, por lo que el próximo sábado presentará una imputación a la vinculación a proceso contra su cliente.

Dijo que las imputaciones eran “muy, muy flaquitas”.

“¿Qué hizo el Ministerio Público? Planteó una formulación de imputación, muy vaga, muy genérica; muy imprecisa”, dijo el defensor de Duarte al tiempo de precisar que la autoridad federal dijo que Duarte de Ochoa, “como gobernador, lideró un grupo, desvió recursos públicos del gobierno del estado de Veracruz y los insertó al sistema financiero mexicano para hacer la adquisición de algunos bienes muebles e inmuebles”.

En entrevista en cabina con Ciro Gómez Leyva, el abogado Del Toro señaló que el MP tiene la obligación de hacer precisiones “cuando hay vaguedad”. En ese sentido, precisó, se pretende saber “dónde lo tomé, de qué cuentas, qué institución bancaria, de qué dependencia del estado de Veracruz”; además de las cantidades que se habían acreditado en la investigación contra su cliente.

El PRI no se divide, se diluye

Considerado como cabeza de un grupo disidente dentro del PRI, su expresidente Manlio Fabio Beltrones está haciendo un llamado a la unidad nacional de su partido el cual, dice, no se divide, pero sí se diluye. Manlio y sus seguidores se oponen a que en la próxima asamblea nacional del PRI se elimine el candado de la militancia para ser candidato y se de paso a la ciudadanización, es decir, que el candidato presidencial sea un ciudadano, como José Antonio Meade hoy Secretario de Hacienda. El espacio que el PRI ha propuesto para esta amplia discusión contempla 5 mesas temáticas en las que serán discutidos temas como visión de futuro; rendición de cuentas y ética; los principios que representan al PRI; el Programa de Acción que se llevará al cabo con miras al 2018 y la revisión de los estatutos internos del partido.

Priistas comoBeltrones se oponen a que se abra la candidatura porque no quieren que el presidente Enrique Peña Nieto imponga sucesor, pero en caso de negarse a la ciudadanización, entonces Peña recurrirá a Luis Videgaray Caso, quien es priista de toda la vida y ha tenido cargos de representación popular, como diputado federal, por ejemplo. O sea, de cualquier manera la decisión la tomarán en Los Pinos. La Asamblea Nacional tendrá lugar el 12 de agosto.

REFLEXIÓN

Muchos distinguidos panistas están metidos hasta el tuétano en el asunto de Javier Duarte. Los exdiputados locales de la bancada del PAN, por ejemplo, que le autorizaron el saqueo al odiado Javidú. Y otro de los implicados, de origen panista,  es el corrupto cordobés Gerardo Buganza y Salmerón, quien a su paso por la Secretaría de Comunicaciones dispuso de fuertes sumas de dinero para su peculio. Buganza ya fue mencionado en sus declaraciones por Javier Duarte y pronto será requerido por la PGR. Entre otras propiedades, el también exsecretario de Gobierno y exdiputado local cuenta con un lujoso hotel ubicado en el centro de la ciudad de Coatepec y la cadena de pasteles La Toga.

Escríbanos a mrossete@nullyahoo.com.mxformatosiete@nullgmail.comwww.formato7.com/columnistas