Breviario
Donde (sic) me agarró el temblor…
Camilo González

Me hizo pensar Don Alfonso que debería escribir más y tomarme las cosas menos en serio, porque en verdad es que el mundo se mueve.
Así, las crisis graves que vivimos y vivíamos son menos graves cuando crisis más graves nos atentan: los poderes que concebimos como humanos siguen siendo banales; diría Mono Blanco que el mundo se va a acabar (los antiguos mexicanos tenían Dioses para describir lo que hoy ocurrió y nosotros tenemos un presidente, bueno…) También las oportunidades que tenemos para hacer algo valioso se manifiestan en las crisis – de magnitud importante, no como las de la superflua política o la de la desobligación o desinterés de las autoridades (cualesquiera) de no hacer su trabajo por mantener en alto la corrupción pues la prefieren – para bien de nosotros.
Así que tomando todo en serio, ya va siendo tiempo de no tomarnos tan serio, a los serios…