La voluntad popular

Por Camilo González

Si bien es cierto que es la lealtad hacia su Jefe, en este caso el Gobernador, lo que ha movido al diputado Sergio el Bailador para incorporar dos nuevas adquisiciones al PAN, y así mantener el control de la Jucopo (todo para no perder los recursos que significan, además de pachangas, operación política para el PAN) más cierto es que el diputado tiene una gran confusión (tipo la de Confusio, que fue quien la inventó), ya que es la voluntad popular, a través de las urnas, la que definió la división electoral de su Congreso local y no los deseos del Gobernador.
Qué lástima que el profesor Callejas (QEPD) ya no podrá hacernos un comentario sobre el tema.
Si Regina Vázquez tuviera un poquito de ética, al no querer formar parte del PRI debería renunciar a su curul y dejar que otro miembro del partido tomara su lugar, pues el espacio es del partido y no de ella, como también creen, entre otros, Enríquez Ambell o el Huevo García que, aunque electo, a ninguno de sus votantes (salvo a su papá) le preguntó si debía sumarse a la bancada azul.
La gente en el caso de los pluris, votó por un partido y aunque no está prohibido, las personas que ocupan los cargos deberían actuar con ética y abandonar la curul si abandonan el partido, pero son tan ambiciosos que confunden la lealtad al Gobernador como algo más precioso que la lealtad a los votantes.
Así, pasó con Morena (saludos Eva), con el Verde, con el Panal (que ahora vota con el PAN) y pasó con el PRI y con sus diputados federales, que solamente saben ser gatos, aves, puercos, marranos, cochinos, diría el otro, pero no personas.
En verdad, ¿no entienden que ustedes son los que deben comenzar con el ejemplo? ¿No ven acaso el ejemplo en la SEV?
¿Y su palabra? Pues no tiene ningún valor, como las leyes que aprueban.