Salvador Muñoz

El sismo que sacudió a México, no sólo evidenció la poca ma…teria gris de ese director de Hospital en Coatepec que tuvo la ocurrencia de poner candado a la puerta de emergencia de dicho nosocomio, convirtiendo en una trampa sin salida esta medida de protección civil durante el terremoto del 19, que por fortuna, al menos en esta zona, no tuvo consecuencias que lamentar; el temblor igual mostró que no estamos preparados para estos fenómenos que al menos en Xalapa, se van sintiendo cada vez más fuertes. El mejor ejemplo de nuestra nula capacidad de respuesta es la Dirección General de Bachilleratos, ubicada en el centro de la ciudad, en el Pasaje Revolución, ¡tercer piso! ¿por qué? Su único acceso, unas escaleras, igual se convierte en la única salida pues no cuenta con medidas de Protección Civil y si así está este edificio, imaginen cómo estarán otros más… ¿de ello ya habrán tomado medidas tanto Protección Civil municipal como estatal?
II
Cuenta el diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes “Mr. Increíble”, que para la próxima sesión legislativa se tiene programado como sede alterna el Centro Banamex, porque debido al temblor, solicitaron una revisión exhaustiva al Palacio de San Lázaro, porque asegura que al menos, el área donde se encuentra César Camacho Quiroz y otros legisladores del PRI, está muy deteriorada.
Le pregunto qué pasará si la voz popular les pide que de todos modos sesionen ahí. La broma lo agarra desprevenido, pero su respuesta mata mi comentario:
En el recinto legislativo hay cuatro mil 500 empleados y cuando hay labores propias del Congreso de la Unión, hay un flujo de siete mil personas; han llegado a contabilizar a 10 mil sumando a los que se acercan al recinto por diversas cuestiones que van desde solicitudes, visita, trámites, etcétera.
III
La anécdota: Por cierto, el pasado 19 de septiembre, cuando se hizo el simulacro, el diputado por Córdoba salió tranquilo a la puerta de emergencia, lo que ya no pudo hacer cuando se dio el temblor, porque estaba fuera de su lugar, atendiendo a dos diputadas en las oficinas de alguna de ella y allí, dijeran, no conocía el “caminito” para salir lo más pronto posible de San Lázaro… y aplicó la de “Sí corro, sí grito, sí empujo”… el miedo es el miedo.
Parece chiste pero no lo es. En la Ciudad de México los simulacros se hacen tan exactos que no dan oportunidad para tomar en cuenta lo imprevisible, como ocurrió al diputado Aguilar Yunes, quien al estar fuera del supuesto, no supo qué hacer.
IV
A mí no me crean, pero dicen que en el Protocolo de Protección Civil de la secretaría de Finanzas, está que ante un suceso, como es un temblor, los primeros pisos deben esperar que el personal del quinto piso desaloje antes; después, el cuarto; luego, el tercero y así sucesivamente, cuando la lógica te dice que es más fácil haciéndolo a la inversa.
Lo más que encontramos al respecto, en la Guía Práctica de Simulacros de Evacuación en Inmuebles del Cenapred, en su apartado de “Normas de tránsito para la evacuación”, dice que hay que estimar el lapso necesario de cada piso o área para abandonar el edificio y el orden de realización del proceso de salida (asunto que ha de resolver cada Jefe de Piso o Jefe de Brigada del inmueble en cuestión); “si se carece de ello, las escaleras o salidas de emergencia se pueden saturar o congestionar, e impedir la fluidez de tránsito de las personas y generar caos”.
Ahora que si hay dudas, lo recomendable, no sólo al personal de Finanzas sino de cualquier otro edificio, es que soliciten a la Unidad Interna de Protección Civil de su lugar de trabajo la práctica de simulacros o que éstas estén pegadas en lugares visibles o de plano, se repartan folletos.
V
En México, me cuenta un familiar, esto apenas empieza… muchos edificios que se presumían como nuevos, colapsaron, cayeron, o están en pésimas condiciones, que no es otra cosa que el uso de material inadecuado, el no seguir los lineamientos que desde el 85 surgieron para edificación de inmuebles, o simplemente corrupción.
Y aún hay más. A la tragedia de quienes perdieron su patrimonio, está la tragedia de quienes pueden perderlo ahora, porque el dictamen de Seguridad Estructural está arrojando la demolición de varios inmuebles, entre ellos una plaza comercial (Galerías Coapa, de reciente construcción), así como de edificios viviendísticos… aquéllos que cuentan con seguro, pueden tener algo de sosiego, pero los que no, vivirán ahora bajo el techo de la incertidumbre. Los que rentaban un “depa”, es seguro que ya empezaron a buscar otro lugar… pero hay algo más grave…
Este familiar me cuenta que muchos amigos, dueños de departamentos, le han enviado fotos de las condiciones en que no sólo está su vivienda, sino el edificio. Su temor, es que si reportan ello, les ordenen desalojar y quedarse sin hogar… por eso han decidido no avisar a las autoridades de las condiciones de su edificio, y con una “santiguada” esperan el próximo temblor.
VI
Hasta el momento, lo que más se ha dado a conocer por parte de Protección Civil, tanto estatal como municipal, es la revisión de los planteles escolares. Acá, donde vivo, nadie ha venido. Los propios vecinos hemos revisado el edificio… al menos en el mío, en mi depa, ni una cuarteadura, no así otros edificios de los cuales, ya había un reporte de sus malas condiciones, no provocadas por temblores, sino por la acción del hombre en algunos… en otros, desconozco el porqué.
Lo que sí sé es que los últimos temblores han sido más fuertes, poco usuales en Xalapa, al menos en los casi 30 años que tengo de vivir en ella. En casa tenemos nuestra propia alerta sísmica. La cantinita donde descansan unas copas colgadas bocabajo, nos han dicho la intensidad del sismo con su incesante tintineo, pero me queda algo claro, creo que habrá un momento en que nuestras autoridades piensen en qué tan importante puede ser colocar alertas sísmicas, como las de la Ciudad de México, porque llevarme la cantinita a la recámara para esperar a que se active “mi alarma casera”, ¡va a estar cabrón!

smcainito@nullgmail.com