Shira y los Topos

Salvador Muñoz

Entré y la vi. A ella no le importó estar rodeada de seis varones y a mí tampoco. Me abrí paso entre éstos y me presenté ante ella… no hubo recelo a mis caricias que fueron dadas con la más grande ternura que se puede ofrendar a una heroína que guarda en su ser, la humildad que muchos quisiéramos tener.

Ella se llama Shira, sí, como la pareja de Diego, el Dientes de Sable que sale en la película de “La era de hielo” (parte IV y V). Es el centro de atención de quienes nos concentramos en ese punto, donde Sebastián Ricalde, Javier Sánchez Guerrero, Emmanuel Galán, Moisés Zavaleta Salinas, Víctor Rubén Ruiz Jiménez y Gilberto Trujillo Arcos, los Topos Azteca de Veracruz, no sólo nos platican de quien es el centro de atención de Vanessa Cambranis, Mariana Perry Rangel y su servidor, sino de lo que les tocó vivir aquel 19 de septiembre en la Ciudad de México, horas más tarde de ocurrido el temblor.

II

Con la tragedia que significaron los recientes sismos en nuestro país, descubrimos que los héroes no usan máscara ni capas… a veces sólo usan sus manos, para mover escombros, para hacer guardar silencio, para dar un poco de agua o alimento, para sumergirse entre escombros y salvar vidas… pero también hay héroes de cuatro patas, como Shira, una Pastor Belga, quien el pasado 19 de septiembre, junto con estos seis hombres, cinco horas después del sismo, emprendían un viaje a máxima velocidad a la Ciudad de México, siendo el primer grupo de Rescate que empezó a laborar junto con muchos hombres y muchas mujeres, ciudadanos que se organizaron para emprender el auxilio de personas atrapadas entre piedras, losas, gravas y polvo.

Desde el pasado 19 hasta la noche del 22, días y noches de intensa labor, Shira cumplió su cometido en positivo, que es el encontrar a personas vivas.

¿Qué hace? Se para en un punto, lo que indica a sus compañeros de trabajo que allí hay alguien bajo escombros.

Un chillido, nos cuentan, es su manera de decir todo lo contrario. Como si ella misma lamentara tal situación.

III

Shira tiene dos años. Desde los dos meses inició su entrenamiento y contrario a lo que se ha empezado a circular en redes donde “animalistas” protestan por el uso que se les da a las unidades caninas, sus entrenadores saben la importancia del afecto, cariño, respeto y sobre todo, de los tiempos que se le tienen que dar en su búsqueda a estos héroes que cuando logran dar con un paradero, lo disfrutan con el resto del equipo, aunque la labor de rescate apenas inicia.

Hay quienes consideran que estas protestas animalistas contra el uso de perros rescatistas, se da porque quizás vieron un caso donde el binomio no era realmente eso, un binomio, y hubo perros que eran obligados a entrar entre los escombros a pesar de que se resistían a hacerlo; o bien, hubo otros sucesos en que los canes fueron obligados a trabajar por encima de lo que su esfuerzo lo permitía, es decir, más de cuatro horas seguidas.

El caso de Shira no es así. Se le respeta y sobre todo se le quiere por parte de cada uno de los integrantes del Grupo Topos Azteca en Veracruz.

IV

Hace unos cuantos meses, por enero, los Topos viajaron a Maravatio, Michoacán, para una plática, y en el trayecto, se encontraron con un accidente. Un camión había volcado sobre el río Lerma y dos niños habían sido arrastrados por la corriente. Les pidieron ayuda. Moisés Zavaleta, quien además de Médico Cirujano es buzo profesional, se sumergió en las aguas mientras que Shira hizo un recorrido… entonces se paró en un punto… lamentablemente su primer día como perro de rescate tuvo un desenlace fatal… el río cobró esa noche dos víctimas.

V

Juan Jiménez Regalado es el policía municipal cuyos restos mortales fueron hallados entre los escombros del ayuntamiento de Juchitán, gracias a la experiencia acumulada en cinco años de intensa labor de los Topos de Veracruz. Una inspección en el lugar y el hallazgo de una camisa, dio la pauta para que se buscara a este hombre y su cuerpo fuera entregado a sus familiares.

Los Topos apenas regresaban de Juchitán, incluso, sus overoles naranjas estaban cubiertos de tierra, lodo, mugre y sudor, cuando ocurre la tragedia en la Ciudad de México. Tres o cuatro horas para preparar al equipo y en dos horas y media ya estaban en el lugar donde se les requería.

Allí vieron algo fuera de serie… primero, un grupo de Choppers que puso a la disposición de los Topos sus motos para el desplazamiento tanto de sus integrantes, como de observadores que corroboraran en dónde era necesaria su participación. La labor ciudadana a toda máquina. Sin embargo, hubo algo que los sorprendió gratamente. La fuerza de las mujeres, su organización, su empuje y coraje, para estar mano con mano, hombro con hombro, participando en el rescate de las personas…

Regresan de la Ciudad de México agotados, pero contentos de haber participado en el salvamento de varias personas. Sus ojeras, su mirada cansada, sus rostros enmarcados por los días y las noches de intenso estrés y labores interminables, se pierden cuando Shira brinca, saluda, abraza, y se entrega a las cariños de Vanessa Cambranis, a los arrumacos de Mariana Perry Rangel, y a mis apapachos, mientras esperan la entrevista en TV Más… es seguro que en Vanessa, Mariana como en mí, se sienta ese enorme orgullo de estar de pronto en medio de tanto héroe… y una heroína de cuatro patas: Shira, que hace que les demos las gracias a todos ellos por tanto que han hecho.

smcainito@nullgmail.com